El peligro de aludes, riesgo extra de la montaña en invierno

Linza avalancha rescate

Con el inicio de la temporada invernal se abre una de las épocas de más trabajo para los especialistas en montaña de la Guardia Civil de Huesca. La montaña en invierno nada tiene que ver con el verano y sus condiciones cambian cada vez que cae una nueva nevada. Por eso se insiste en conocer la meteorología y el riesgo de aludes antes de cada salida. En lo que va de año, 7 personas han sido rescatadas en aludes. El año pasado, 2011, una persona falleció al ser cogida por una avalancha, una cifra muy inferior a años anteriores.

En invierno la montaña conlleva un riesgo extra y es el peligro de aludes. Si salimos a realizar cualquier actividad con nieve es necesario consultar el nivel de riesgo y elegir bien los itinerarios. Llevar el material adecuado y saber utilizarlo es fundamental. Imprescindibles son tres instrumentos: pala, sonda y arva.

Todavía es pronto para hacer una previsión de cómo será este invierno aunque la Guardia Civil hace hincapié en la importancia de la planificación. En lo que va de año, los equipos de rescate han realizado 293 intervenciones, de las cuales, 56 han sido en temporada invernal. 12 personas han fallecido realizando alguna actividad de montaña en este 2012, 221 han resultado heridas y 281, ilesas. En total, 514 personas rescatadas.

A falta de que acabe el año, la tendencia indica que esta cifra disminuye por cuarto año consecutivo.

Tanto en invierno como en verano, la Guardia Civil recomienda conocer el itinerario y una ruta alternativa, el tiempo que nos va a costar y la previsión meteorológica. Igual de importante es adecuar la actividad a nuestra capacidad física y conocimientos técnicos, y saber desistir si vemos peligro. Al salir a la montaña el objetivo es, siempre, regresar.

Comentarios