El relicario de Santa Waldesca descansa ya en Villanueva de Sijena

Relicario Santa Waldasca

Tras más de cuarenta años lejos del Monasterio de Sijena el relicario de Santa Waldesca ha regresado a su lugar de origen. El Ayuntamiento de esta localidad monegrina se embarcó en un proceso judicial para recuperarlo, al identificarlo una de sus vecinas en el año 2010 entre el botín de un robo ocurrido en casa de un noble de Reus. No sin dificultades se ha conseguido la devolución gracias a la expropiación.

Audio sin título
Audio sin título

En este proceso ha sido fundamental que el Monasterio de Sijena fuera declarado Monumento Nacional en 1923, ya que esto implica que los bienes que estaban dentro de un edificio catalogado como tal forman parte inseparable del conjunto del edificio. Por ello, el alcalde de Villanueva de Sijena, Alfonso Salillas, hacía clara referencia al resto de conflictos abiertos en el Alto Aragón afirmando que “este hecho pasará a la historia por ser la primera obra de arte que vuelve a casa”.

En este sentido, el abogado del consistorio, Jorge Español, señalaba que “queda mucho por hacer” en referencia al caso de las pinturas de la Sala Capitular, así como al proceso abierto por la demanda que interpuso el Gobierno de Aragón, en la que se personó el ayuntamiento, para declarar nulos los procesos de venta de las piezas que compró la Generalitat.

El relicario pertenece ahora a la casa consistorial y para mostrarlo, el alcalde explicaba que iniciarán conversaciones con Patrimonio del Gobierno de Aragón para que descanse de forma segura en el Monasterio. Y que en el mes de enero se celebrará una misa en el cenobio oficiada por el Obispo de Barbastro por el regreso de una de sus reliquias más importantes.

Un abarrotado salón de actos de la Casa Natal de Miguel Servet, que contaba con la presencia de muchos vecinos y de los alcaldes de Peralta de Alcofea y Berbegal, demostraba el gran valor sentimental que encierra un hecho de estas dimensiones.

Comentarios