Turismo, Ganadería y recursos naturales, apuestas de los pueblos del Pirineo

Cada vez es más difícil mantener los pueblos del Pirineo vivos, con un asentamiento de población permanente. Aunque es verdad que en los últimos años ha habido habitantes de las ciudades que se han trasladado al mundo rural, una vez allí no todo es coser y cantar.

La Jacetania tiene un gran potencial: patrimonio, cultura, naturaleza, ganadería, agricultura…aunque la fuente de recursos más importante sigue siendo el turismo. Sin embargo, por el duro clima, en invierno la afluencia de visitantes en algunos puntos decae. Es el caso de Ansó, que con quiere que Linza se convierta en un espacio nórdico referente en la Jacetania. Con la adquisición de una máquina pisanieves y la mejora de la carretera que da acceso a estas pistas de esquí de fondo, el Ayuntamiento quiere consolidar el turismo de invierno.

La ganadería sigue siendo una de las actividades más proclives en muchos pueblos. Como Borau, donde sus habitantes salen adelante con sus ganados. Otros trabajan en las estaciones de esquí, empresas de construcción o servicios. ‘Pero no es fácil’, dice su alcalde, Daniel López, quien a pesar de todo se muestra satisfecho, porque reconoce que ‘en los últimos años se ha asentado un buen número de habitantes jóvenes’.

Estar a los pies de San Juan de la Peña ya es de por sí un reclamo turístico. Es el caso de Santa Cruz de la Serós, que además de su propio patrimonio, como las iglesias de Santa María y San Caprasio, es la puerta de entrada a San Juan de la Peña. En verano el turismo está garantizado, y en invierno, ‘se nota cuando hace mal día en las pistas, porque los esquiadores aprovechan para visitar San Juan de la Peña y comer y alojarse en Santa Cruz’, tal y como señalaba la alcaldesa de Santa Cruz, Mª Carmen Martínez.

Comentarios