Los trabajadores de Prefabricados Monzón dan a la empresa un margen de negociación antes de ir a la huelga

La dirección de Prefabricados Monzón mantenía una reunión con el comité de empresa en la que se explicaba la díficil situación económica por la que atraviesa, como consecuencia del encuentro se decidía por parte de los trabajadores dar un margen de confianza de una semana para buscar una solución. Si no la hay la huelga se realizaría a partir del día 2 de enero de 2013.

Según explicaba el delegado sindical de CCOO, la empresa no ha dado muchas garantías para la resolución del problema fundamental, que es el pago de las nóminas atrasadas, de ahí que se haya decidido establecer ese margen de una semana, ya que la siguiente es la de las vacaciones de la plantilla.

Cabe recordar que tras fracasar el acto de conciliación en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje de Huesca, los trabajadores de Prefabricados Monzón, 54 en la actualidad, anunciaban huelga del 17 al 21 de diciembre por el impago de las nóminas de septiembre, octubre y noviembre, junto a una parte de la paga extraordinaria de julio.

Si esta medidida no surtía efecto, las movilizaciones se retomarían el día 2 de enero con carácter indefinido. Según los trabajadores el acto de conciliación fracasaba por la inexistencia de propuestas por parte de la empresa, que esgrime falta de liquidez como causa de esta situación.

Este impago está provocando situaciones muy díficiles a los trabajadores que hasta la fecha venían desarrollando su trabajo con normalidad.

Cabe recordar que hace un año Servicio Provincial de Economía y Empleo autorizaba en a Prefabricados Monzón a un expediente de regulación de empleo en la modalidad de suspensión temporal de contratos para 55 trabajadores de los 60 empleados que tenía, previamente había hecho lo propio con Prefabricados Selgua que afectaba a 26 de los 28 trabajadores de su planta. Ambas empresas pertenecen al Grupo PRAINSA

Esta autorización se producía con un máximo de 180 días de suspensión en los 12 meses siguientes a la aprobación.

Prefabricados Monzón se dedica a la fabricación de estructuras como puentes o vigas. En esos momentos, fuentes próximas a la empresa, se apuntaban que el problema es que no había concursos y los contratos aprobados no se ejecutaban lo que llevaba a la firma a adoptar esta situación. Esperando que en este tiempo pudieran llegar nuevos pedidos. También, influían los retrasos del cobro de obras ya ejecutadas para la administración.

En Prefabricados Selgua la situación era más complicada ya que tenían los almacenes llenos de traviesas para las vías de ferrocarril y desde hacía un año y medio no entraban nuevos pedidos, por lo que los almacenes los tienen llenos.

Ambas empresas se ubican en el polígono industrial de la Armentera de Monzón y pertenecen al Grupo Prainsa. En el año 2002 la empresa ALVISA era adquirida por Raventós (PRAINSA). Posteriormente, con el cierre de su planta en Huesca, se trasladaban a Monzón una parte de los afectados y otros a Zuera.

Comentarios