Ecologistas en Acción-Cinca critica la poda a los plataneros de Monzón

Ecologistas en Acción-Cinca intentó evitar la poda intensiva que se efectuó en los ejemplares de plataneros de la Plaza de la Música de Monzón. Según explican desde la asociación, se pusieron en contacto con el consistorio a tal fin, argumentando “el serio riesgo para la conservación de estos árboles y recordando su carácter de monumentos vivientes, patrimonio de todos los ciudadanos”. Sin embargo, el ayuntamiento siguió adelante con sus planes.

Desde Ecologistas muestran su desconocimiento por cualquier informe técnico que aconsejara esa poda, y recuerdan que son "árboles singulares" reconocidos por el Plan General de Ordenación Urbana de Monzón, que en su artículo 130, prohíbe el corte o cualquier clase de daño a los árboles catalogados.

La asociación ecologista explica que varios proyectos urbanísticos de Monzón se han modificado para adaptarse a la conservación de estos árboles monumentales. Por ello, consideran inaudito que sea el ayuntamiento el que vulnere su propia normativa. Este hecho motivó que desde Ecologistas se plantearan denunciar al Ayuntamiento "ante si mismo", lo que les parecía ridículo. Por tanto, hacen un llamamiento al cumplimiento de las ordenanzas y a una mayor sensibilización ambiental por parte del Concejal de Medio Ambiente.

Finalmente, afirman que el hecho de que estos ejemplares se sitúen en dos plazas abiertas, permitía que pudieran desarrollarse sin problemas y adquirir el magnífico porte natural. Sin embargo, consideran que la poda efectuada ha provocado una pérdida de valor monumental de estos ejemplares, y ha provocado daños en las ramas por donde pueden entrar hongos que acaben dañando gravemente a los ejemplares, provocando crecimientos descompensados y artificiales.

La asociación ecologista concluye reprobando al Ayuntamiento que justificara esta medida como consecuencia de las molestias que producen en la zona la afluencia masiva de estorninos. Para ello aporta una comparación muy gráfica: “La poda de estos ejemplares monumentales con semejante escusa se puede comparar al derribo de una iglesia para evitar una hipotética nidificación de cigüeñas”.

Comentarios