La Educación Pública despide un año de recortes y protestas

Se anunciaba un año complicado y duro para la educación pública, tanto de la provincia como de la comunidad, y así ha sido. 2012 cierra como el año en que toda la comunidad educativa unió sus voces contra los recortes que tanto la administración central como la autonómica han aplicado a este sector.

Han sido múltiples las manifestaciones de colegios, institutos y plataformas para protestar contra lo que se ha considerado un “ataque” a la Educación. La reducción de las plantillas y de los programas educativos, la eliminación del programa de gratuidad de libros y la disminución de la subvención a comedores escolares son algunas de las medidas adoptadas y que han puesto a la sociedad de acuerdo para salir a la calle a manifestarse contra ello.

Los profesores no descartan que el curso que viene haya nuevos recortes en personal. Sólo este año se han perdido en Aragón 1.175 puestos de trabajo en la Escuela Pública, de los cuales 445 eran interinos, 330 jubilaciones y 400 puestos completos que han pasado a ser medias jornadas.

Además, en las últimas semanas los encierros en institutos se han multiplicado como medida de presión contra los presupuestos del próximo año, que se aprueban este jueves en el pleno de las Cortes de Aragón y que suponen un descenso de más del 10% en la partida destinada a Educación.

Entre las novedades más destacadas de este año (ya en el curso 2012-2013) está la recuperación de las pruebas extraordinarias de septiembre, eliminando las de finales de junio en Educación Secundaria Obligatoria.

El verano e inicio de curso fue la época más convulsa: en toda la provincia, como viene siendo habitual, hubo problemas con la escolarización en algunos colegios (centros con más peticiones que plazas, alumnos escolarizados en colegios que no habían pedido, en Huesca peticiones para que tanto el Pío XII como El Parque no se convirtieran en “ghettos” de alumnos inmigrantes, cierre de vías, apertura de otras clases…)

No es bueno el balance final que tanto padres como profesores, almunos, sindicatos o Plataforma en Defensa de la Escuela Pública hacen de este 2012, con el temor añadido de que el año que viene será peor que el que se cierra y sabiendo que la situación empeorará con el presupuesto que con toda probabilidad se aprobará el día 27.

Comentarios