Almudévar apuesta por el Pacto del Agua: primero Biscarrués y luego las balsas

El pleno del Ayuntamiento de Almudévar se posicionaba este viernes en contra del actual proyecto de las balsas laterales que se van a construir en la localidad. Con los votos a favor de PSOE y PAR, la apuesta es cumplir con el Pacto del Agua, que incluye primero la construcción del embalse de Biscarrués para regular el río Gállego y después las balsas. Chunta Aragonesista votaba en contra de esta propuesta y PP se abstenía.

Los socialistas, al igual que el concejal del PAR incidían en el cumplimiento del Pacto del Agua y aseguraban que, por sí solas, las balsas proyectadas son inviables: no se llenarán solo del agua de lluvia.

El voto en contra de Chunta Aragonesista se basaba en la opinión de los expertos a los que el grupo ha consultado. Estos aseguran que las balsas pueden llenarse y funcionar sin tener que construir Biscarrués y sin tener que regular ningún río.

Por su parte, los populares mostraban su oposición al proyecto “tal y como está redactado” porque, aseguran, no tiene viabilidad tener que bombear el agua para llenar el embalse y bombear también para sacar el agua. Rechazo también a que no se contemple, por el momento, un plan de restitución.

El Consejo de Ministros autorizaba este viernes la licitación por 600.000 euros de la redacción del proyecto del embalse de Almudévar, una de las infraestructuras previstas en el Pacto del Agua de Aragón. Según el Gobierno Central, se trata de la primera fase del llamado sistema Biscarrués-Almudévar, una de las mayores actuaciones hídricas en España que tendrá una inversión total de 200 millones de euros, puesto que en la segunda fase irá la construcción del embalse de Biscarrués.

Comentarios