2012, año en el que se traspasó la línea del copago sanitario

El 2012 ha sido un mal año para la sanidad pública gratuita. Los recortes han afectado algunos de sus servicios y así los pensionistas han comenzado a pagar un 10% por los medicamentos, los inmigrantes sin papeles han perdido su tarjeta sanitaria y el transporte no urgente también cargará parte de su coste al paciente. Además, se ha reducido la prestación económica para los familiares que cuidan a personas dependientes en el entorno familiar, un 15%. La mayoría de éstas medidas tienen excepciones y tramos de pago en función de la renta. Es el caso de los parados de larga duración, que no pagan los medicamentos.

Estas medidas llegan impuestas por decretos nacionales y en algunos casos la comunidad aragonesa ha suavizado los recortes. El Departamento de Sanidad aragonés no cobrará los transportes no urgentes para tratamientos oncológicos y enfermos renales con diálisis, pero sí para otros pacientes como los que acudan a rehabilitación. De todas formas será el médico el que decida si el paciente tiene opción de transporte o no. Se habla de 5 euros por traslado. También comienza el pago de prótesis, con un tope máximo de entre 20 euros, para audífonos, sillas de ruedas o plantillas; y 40 euros para otros productos, como las muletas

2.292 PERSONAS SIN TARJETA SANITARIA

Desde la entrada en vigor del Decreto Ley que retira el derecho de tarjera sanitaria a los inmigrantes irregulares hay 2.292 personas que han perdido su acreditación. Estas personas pierden su derecho a medicamentos subvencionados y para la atención primaria y especializada deben firmar un compromiso de pago. Se continúa de igual forma con el servicio de urgencias.

RECORTES PARA LA DEPENDENCIA

Las últimas modificaciones de la Ley de Dependencia eliminan la cotización a los cuidadores no profesionales (179.000 personas en julio de 2012, un 92% mujeres), se reduce un 15% la prestación económica por cuidados en domicilio, y puede aumentar la aportación al coste del servicio.

MEDICAMENTOS MÁS CAROS

Los pensionistas, que hasta ahora no pagaban por los medicamentos comenzarán a pagar, como norma general, el 10% de las medicinas y los trabajadores en activo abonarán entre el 50% y el 60%, frente al 40% actual. Hay un límite de pago al mes para los pensionistas, que en función de la renta se establece en 8, 18 y 60 euros al mes.

No deberán pagar por los medicamentos quienes perciban rentas de integración social, pensiones no contributivas ni parados que han perdido el derecho a percibir el subsidio de desempleo en tanto subsista su situación.

MENOS FÁRMACOS SUBVENCIONADOS

Pomadas, colirios o antiácidos son algunos de los medicamentos que a partir de este 1 de septiembre han dejado de estar subvencionados. Los pacientes que acudan a una farmacia para retirarlos pagan el 100% del valor de 417 medicamentos en vez del 60% que pagaba hasta ahora un paciente medio. Con esta medida el Ministerio de Sanidad espera un ahorro en 458 millones de euros en todo el territorio español.

Comentarios