Año tranquilo en la Diócesis de Huesca, con nuevo edificio para la parroquia de San Francisco de Asís

La Diócesis de Huesca ha vivido un año particularmente tranquilo, después de que en 2011 tomara posesión de su sede el obispo Julián Ruiz. En este 2012 se han producido algunos cambios al frente de varias parroquias de la Diócesis de Huesca, y también en la dirección y jefatura de estudios del Seminario Diocesano, donde estudian 8 jóvenes para convertirse en sacerdotes. La Diócesis cuenta con algo más de 70 sacerdotes, unas 220 religiosas profesas y una veintena de religiosos, que llevan a cabo su labor evangelizadora en las 211 parroquias existentes. Este año, además, finalizó la construcción del nuevo templo de la parroquia de San Francisco de Asis, en el polígono 41 de Huesca.

Un edificio funcional, que cuenta también con una vivienda anexa para el párroco. La inauguración y dedicación del templo, por parte del Obispo fue el 2 de septiembre, con la iglesia completamente llena. La obra tuvo un presupuesto de 658.000 euros. La capacidad del templo es para unas 150 personas y se destaca la austeridad de la construcción, con la que quiere promover el sentimiento religioso de los habitantes de la zona de los Olivos.

La crisis también ha afectado a la Iglesia, ya que la falta de financiación, que en otros momentos llegaba de las instituciones, ha paralizado la restauración de numerosas iglesias, que presentan situaciones, en algunos casos, casi de ruina.

Hablando de restauraciones, 2012 se cierra sin ninguna novedad sobre la restauración del Salón del Tanto Monta. Problemas judiciales entre la empresa a la que se adjudicó dicho trabajo y otra aspirante, supuso que hubiese que rehacer y empezar de cero todo el proceso, que en la actuacidad, está paralizado.

La Semana Santa de este año contó con dos novedades. Por una parte, en la noche del Domingo de Ramos salió, por primera vez, la procesión del Cristo de los Gitanos, que recorrió las calles del Casco Antiguo de Huesca. Y en la mañana del Domingo de Resurrección procesionó, también por primera vez, el Cisto Resucitado, en una marcha que se pretendía desde hacía muchos años.

En el entorno de la festividad de Todos los Santos llegó a Huesca la reliquia y la estatua de San Juan Bosco, un evento que vivió de forma muy intensa la comunidad salesiana de Huesca.

Durante este año la Cofradía del Santo Cristo de los Milagros ha procedido a la restauración de la totalidad de esta figura, tan querida por los oscenses, y también de su capilla. Con motivo de la festividad en septiembre, se organizaron jornadas de puertas abiertas en la Catedral, para comprobar el resultado de un trabajo que permitió ver una preciosa figura del Santo Cristo, sin manto y sin su habitual melena.

Comentarios