La fuerte sequía ha condicionado el año en Los Monegros

Los analistas coinciden en señalar que es el sector primario, motor de desarrollo económico en Los Monegros, el que está capeando la crisis y favoreciendo el dinamismo del resto en la zona. Sin embargo, en 2012, tanto los cultivos de secano como los del regadío han estado totalmente condicionados por la fuerte sequía, pero gracias a las lluvias desde el mes de septiembre provoca que se mire con mayor optimismo a la campaña 2013.

La ausencia de precipitaciones y los embalses vacíos han reducido de forma considerable la producción de todos los cultivos predominantes: cereal de invierno, arroz, maíz o alfalfa. La campaña del regadío ha estado protagonizada por los cupos. Todo ello, servía para poner sobre la mesa la reivindicación del Decreto de sequía o incluso la declaración de zona catastrófica para algunos, a través de iniciativas como “el autobús de la sequía”, siempre con el telón de fondo de la necesidad de obras de regulación para el sistema de Riegos del Alto Aragón.

Las empresas vinculadas al sector se veían seriamente perjudicadas por la situación que ahora con las lluvias se ha visto aliviada. Pero aun así por primera vez en cincuenta años de historia, la Cooperativa de Los Monegros, con casi setenta trabajadores en plantilla, abría un expediente de regulación de empleo al igual que el secadero de cereales Santiago de Grañén, con una quincena de empleados.

Tras la agricultura y ganadería, en Los Monegros priman las pequeñas y medianas empresas dedicadas al sector servicios y al comercio, sin un amplio tejido industrial. Sí es reseñable la presencia de dos grandes empresas en el polígono de El Puyalón en Sariñena que exportan al extranjero su producto innovador: tanto Plásticos Escanero como Enplater han ampliado sus instalaciones en la capital monegrina lo que ha supuesto la creación de puestos de trabajo.

Otros asuntos han marcado el desarrollo del año en Los Monegros, la paralización de proyectos ambiciosos que continúan en el aire como el desarrollo de obras del antiguo Plan Red que mejorarían las comunicaciones de todas las carreteras que llegan hasta Sariñena, la planta de hidrógeno de Robres, el parque termosolar de Villanueva de Sijena, la ampliación de la Residencia de la Tercera Edad de Sariñena o la puesta en marcha de la de Tardienta.

La segunda fase de restauración del Monasterio de Sijena o el reclamo de la devolución de los bienes quedan en el capítulo de reivindicaciones, aunque este año por primera vez se ha visto algo de luz al respecto al conseguir una de las reliquias más valiosas del cenobio como es el relicario de Santa Waldesca, que descansa ya en tierras monegrinas gracias a la expropiación.

En cuanto a los eventos, la falta de presupuesto ha hecho un paréntesis en el Certamen de Jotas de Sariñena o la Trobada de Gaiteros de Robres, sin embargo se ha desarrollado con gran éxito a pesar de la crisis la vigésimo séptima edición de Femoga y se ha logrado mantener en Los Monegros tras un gran esfuerzo el desarrollo de la prueba de Orbea, que reúne a más de seis mil ciclistas.

Comentarios