Pequeños avances de la niña Judith

Tras siete meses de tratamiento, la pequeña Judith ha experimentado una ligera mejoría. Sin embargo, es un proceso muy lento, que requiere mucho esfuerzo. La niña montisonense, que en enero cumplirá dos años, nació con una lesión cerebral por falta de oxígeno, lo que le afecta a la movilidad, la vista y el habla. La difícil situación económica de sus padres y las costosas necesidades específicas que precisa han hecho que la solidaridad con la pequeña se haya disparado.

Audio sin título
Audio sin título

El padre de Judith explicaba que gracias al tratamiento al que se está sometiendo en Madrid, la niña va mejorando, aunque muy lentamente. Cada dos meses y medio deben acudir ahí para que los médicos le hagan una pequeña valoración, vean cómo va evolucionando y le pauten los ejercicios. Este tratamiento se lo ofrecía gratuitamente el Instituto FAY a raíz de la aparición de la familia en un programa de televisión.

La pequeña debe realizar tres horas de ejercicio diario, de lunes a sábado. Además, también acude dos días por semana al Centro de Atención Temprana y hace Pilates para niños. El resto del tiempo, lo dedica a estar lo máximo posible boca abajo, para aprender a arrastrarse. Aunque al principio le resultaba bastante duro, lo aguanta bien, y se sacrifica mucho.

Los padres se muestran muy agradecidos y satisfechos con la solidaridad mostrada por montisonenses y vecinos, entre otras acciones, gracias a la campaña de recogida de tapones. Están recibiéndolos además de Monzón, de Huesca, Zaragoza, Lérida y Castellón. Del mismo modo, han sido muchas las iniciativas solidarias realizadas para ayudar a Judith, como explicaba su madre, Beatriz.

Pese al apoyo recibido, la pareja seguirá necesitando toda la colaboración posible, pues además de los continuos viajes a Madrid, necesitarán acondicionar su casa para cuando la niña crezca. Por ello, invitan a la gente a que sigan recogiendo tapones o ayudando a Óscar a seleccionarlos. Lo hace en un almacén ubicado en la Avenida de Pueyo, número 35.

Comentarios