IU pide al Gobierno de Aragón que priorice el Canfranc frente a la TCP

Izquierda Unida exige al Gobierno de Aragón que priorice la reapertura del Canfranc y que lo haga incrementando el esfuerzo político y económico en el desarrollo de esta infraestructura, para que, trabajando conjuntamente con los Gobierno de España y Francia, así como con la Unión Europea, sea una realidad antes de 2020.

Una reivindicación que el grupo parlamentario de IU Aragón ha plasmado en una Proposición no de Ley para su debate y votación en el Pleno de las Cortes y en la que reclama paralizar la apuesta por la Travesía Central de los Pirineos (TCP). “Exigimos paralizar la apuesta por esta infraestructura por considerar que las dudas existentes en este proyecto en materia de apoyo político europeo, económico, medioambientales, de utilidad y de rechazo social en las zonas de montaña, su apuesta actual sólo genera mayores distracciones en los esfuerzos políticos, técnicos, de dinero público y de tiempo que se tendrían que destinar a la puesta en marcha del Canfranc”, explica Miguel Aso, portavoz de Obras Públicas y Transportes de IU en las Cortes.

Para hacer que esta propuesta sea una realidad, IU Aragón propone en esta iniciativa que el Gobierno autonómico promueva con el del Estado y con el Ayuntamiento de Zaragoza, a través de un acuerdo de colaboración mutua entre Administraciones, que la actividad logística de la Ciudad de Zaragoza tenga conexión ferroviaria directa con los corredores Atlántico y Mediterráneo, disponiendo tal conexión idénticos criterios técnicos que ambos corredores, lo que permitiría una conexión rápida y eficaz con Europa.´

Para Miguel Aso, es necesaria y urgente la apuesta decidida del Ejecutivo aragonés por la reapertura del Canfranc. A su entender, “la ofensiva política y económica por parte del Gobierno de Aragón en relación a TCP ha sido intensa y, sin duda, mucho más importante que la de la reapertura del Canfranc”. “Sin embargo, -continua Aso- la TCP hoy no es más que una idea cara sobre una gran infraestructura ferroviaria de transporte de mercancías entre España y Francia, una idea que en partidas económicas consignadas a la Fundación Transpirenaica, para estudios, ha rondando el millón de euros entre 2012 y 2013, en su mayoría destinados a la TCP, mientras que el Canfranc sigue esperando inversiones reales que generarían empleo en la zona de manera inmediata y permitiría abrir la conexión en un breve espacio de tiempo”.

A su entender, “la TCP no es más que una apuesta de la que no hay siquiera un trayecto y mucho menos un proyecto definido que permita evaluarla, conocer el impacto social y medioambiental que sobre el terreno pueda tener y por tanto el coste de la misma”.

Aso recuerda el continuo rechazo de Bruselas a considerar como prioritaria esta infraestructura, reitera su más que posible impacto ambiental en una zona de extremo valor medioambiental y el más que seguro coste inversor del que se dice por técnicos, sólo el túnel al menos duplicaría el presupuesto actual de la DGA, así como las reticencias de Francia sobre este tipo de grandes infraestructuras por el Pirineo y el aumento en el número de voces que se alzan en contra de la TCP, comenzando por los habitantes de la montaña.

“Y mientras todo esto sucede, -concluye- la reapertura del Canfranc, la infraestructura posible en el corto plazo, de gran consenso social, de reducido impacto ambiental, muchísimo más económica en comparación con la TCP, que resuelve más que sobradamente las necesidades de viajeros y de exportación de Aragón con Francia y Europa y que, incluso, serviría una vez saturada por su uso para evaluar la necesidad de otras infraestructuras como la TCP, sigue sin el suficiente impulso inversor ni tiene el mismo impulso político por parte de nuestras Administraciones”.

Comentarios