Afrontar la deuda y evitar el éxodo juvenil, retos del Ayuntamiento de Grañén

Las cuestiones económicas centran las preocupaciones del consistorio de Grañén, segunda población en importancia en Los Monegros con casi 2.000 habitantes. El año anterior se puso en marcha un plan de estabilidad económica a diez años con el que saldar la deuda con proveedores que ascendía a más de 450.000 euros, así como la deuda viva que en la actualidad alcanza los dos millones de euros.

Entre los proyectos a futuro, además de mantener los servicios y las necesidades básicas, el alcalde de Grañén, Carlos Sampériz, que carece de prestación económica en el consistorio, señala también como uno de los retos la creación de empleo en el término municipal. Por ello, también se puso en marcha la imaginación y con el dinero de las dietas del año de los concejales (6.000 euros) se apostó por la iniciativa social de la formación para desempleados locales, que además han trabajado en acondicionar puntos clave del municipio como el Parque de San Julián.

Aunque el dinero que trajo consigo el Gordo de la Lotería de Navidad de 2011 ha servido para que el año se haya salvado mejor por parte de las PYMES en la zona, con pequeñas obras para fontaneros, constructores, etc., ahora se busca la instalación de más empresas que inviertan y generen puestos de trabajo, sobre todo relacionadas con el mundo de la agroindustria.

Por otra parte, Grañén cuenta con un amplio tejido asociativo que colabora y organiza multitud de actividades a lo largo del año que dinamizan la vida social y económica. También es núcleo de tradiciones con la Fiesta de los Hombres, única en la provincia, o la celebración por todo lo alto de Santa Águeda, con la elección de “la alcaldesa por un día”. Sus vecinos celebran las fiestas patronales de Santiago, pero también las de San Julián, que se extienden desde este viernes hasta el próximo lunes 7, día del patrón.

Entre los eventos que han protagonizado el año 2012, al Ayuntamiento le gustaría poner en marcha una segunda edición de la Feria de la Suerte, que se celebró a raíz de que la diosa Fortuna se detuviera en Grañén, aunque dándole un enfoque diferente.

Comentarios