Los Reyes Magos hacen las delicias de los más pequeños en la Ribagorza

En carrozas, en camiones, o sobre esquís, los Magos de Oriente llegaban a la Ribagorza para hacer realidad los deseos de todos los niños. Los Reyes y la ilusión de los más pequeños eran los protagonistas en las diferentes cabalgatas que salpicaban el territorio.

En Graus, sus Majestades, eran acompañados por personas que portaban antorchas en una cabalgata que recorría las calles Valle de Arán, Salamero y Barrranco para finalizar en la plaza San Miguel. Los Reyes bajaban de sus carrozas para adorar al Niño, en el belén viviente que, este año, formado por la Virgen, San José y el Niño, se ubicaba en un almacén. Tras ofrecer sus presentes, Melchor, Gaspar y Baltasar se subían al escenario, desde el que se dirigían a los niños, y, posteriormente, se sentaban en sus tronos para escuchar las peticiones de los pequeños.

Todo ello al calor de una hoguera que, como otros años, se instalaba en el centro de la plaza, y del chocolate caliente que, se repartía, para hacer más dulce la espera y combatir mejor las bajas temperaturas.

Los Magos de Oriente partían, este domingo de Graus, tras haber asistido a misa y haberse detenido a visitar el belen de Graus.

A Benasque, los tres Reyes llegaban en una cabalgata que partía desde la entrada del núcleo hasta el pabellón polideportivo donde entregaban los regalos a los niños.

En Estopiñán del Castillo, los Reyes Magos, iban desde la escuela hasta el ayuntamiento, acompañados por una caravana de vehículos, guardia civil y bomberos. Después de los discursos, se procedían a la entrega de regalos a los niños.

Y, en Benabarre, tras visitar a los ancianos en la residencia de la tercera edad, bajaban desde el castillo hasta el parquin, se dirigían hasta el portal ubicado en la C/ Marquesa de Comillas donde adoraban al niño y le ofrecían sus regalos.

Desde allí se dirigían hasta el pabellón municipal, donde entregaban los regalos a todos los niños.

Comentarios