El colectivo serrablés anti desahucios advierte que el jueves día 10 no hay convocatoria de concentración

Varios colectivos de Sabiñánigo se han constituido como grupo de seguimiento de los desahucios de primera vivienda. El grupo recientemente creado sigue abierto a la implicación de otras asociaciones para dar una respuesta colectiva a estos casos.

En Sabiñánigo se han ejecutado ya dos desahucios y en el caso de una de estas familias, el grupo de seguimiento acudirá el próximo jueves 10 de enero a la oficina del BBVA en Sabiñánigo para apoyarles, pero este colectivo, informa a la ciudadanía serrablesa de que no se ha solicitado permiso de concentración, por lo que los vecinos que deseen apoyar esta iniciativa, deberán estar en grupos de menos de 20 personas, sin dificultar el acceso a comercios ni interrumpir el tráfico rodado o peatonal.

Este colectivo de seguimiento de los desahucios, acudirá el jueves a la oficina del BBVA en Sabiñánigo para entregar la solicitud de dación en pago para esta familia con desahucio ejecutado por parte de esta entidad bancaria.

El objetivo es apoyar a los afectados presencialmente, por lo que agradecerán la asistencia de los vecinos que quieran mostrar su apoyo a la familia, pero la convocatoria de concentración será para próximas jornadas, en el caso de que la entidad bancaria se niegue a buscar soluciones más favorables para los afectados.

El caso de Teresa y Fortunato, una de las familias afectadas, es que unos días antes de entrar en vigor el Real Decreto-Ley 27/2012, sobre “Medidas urgentes para reforzar la protección a los deudores hipotecarios” les obligaron a entregar las llaves de la vivienda. Su caso lo lleva un abogado de oficio en los juzgados de Jaca, pero su situación actual es que se han quedado sin vivienda y se les reclama la deuda con la diferencia de valoración entre el precio pagado y lo valorado en la actualidad.

De los 168.283 euros solicitados de préstamo y tras pagar durante 7 años, 900 euros al mes (75.600€) la deuda que le reclaman es impagable, además de quitarles la vivienda.

El préstamo lo pidieron cuando trabajaban los dos miembros del matrimonio. En la actualidad no tienen trabajo ninguno y solo uno accede a un subsidio de desempleo de 426€ de los que tienen que pagar 350 de alquiler de la nueva vivienda. Con esta situación deben atender a sus dos hijos.

Este colectivo considera una actuación interesada del BBVA, el hecho de recoger las llaves antes de la entrada en vigor del decreto ley.

Comentarios