Desigual seguimiento de la huelga de monitoras de comedor en Huesca

Con incertidumbre, así han vivido la mañana en la ciudad de Huesca muchos padres: sin saber si tenían que ir a buscar a sus hijos al colegio para darles de comer o si habría servicio y monitoras de comedor. Cada monitora tenía en su mano hacer o no huelga, y el seguimiento ha sido desigual: frente al 18% del Pedro J. Rubio, con 2 monitoras para 160 niños, otros como el Sancho Ramírez contaban con las 12 monitoras habituales para 290 niños. Los sindicatos cifran el paro en Aragón en un 90%, pero las cifras en la cuidad de Huesca se quedan muy por debajo.

Tal era la preocupación de algunos padres que incluso los hay que se han presentado voluntarios en el colegio para ayudar al equipo directivo en la distribución de turnos y horarios para dar de comer a los niños. La sorpresa se la llevaban con la respuesta: no podían ayudar.

La situación podría cambiar a partir de este jueves, pues el Tribunal Superior de Justicia de Aragón ha fijado unos servicios mínimos que regirán desde entonces: un monitor por cada centro y además otro por cada 60 alumnos de Infantil y otro por cada 100 de Primaria.

Se fija además en el 75% los servicios mínimos en los centros de educación especial y no se hace ninguna referencia a la necesidad de monitores por alumnos transportados desde zonas rurales. En ambos casos estaba fijado por la administración hasta el martes en un 100%

En Monzón ha habido una incidencia prácticamente nula: de las 11 trabajadoras del Joaquín Costa solo la ha secundado una (la delegada del sector en la zona, que es con quien he hablado y estaba indignada) y en el Colegio Aragón ninguna. En este último colegio son 8. 

En cuanto al Colegio de Educación Especial La Alegría, no les afectaba porque son todo cuidadores, personal de la DGA.

Comentarios