Las asociaciones verían con buenos ojos una ubicación conjunta en la ciudad

Una de las opciones que el Ayuntamiento de Huesca ha barajado para las asociaciones asistenciales es la de ubicarlas en un mismo espacio. Ello permitiría reducir costes a las que pagan un alquiler, ofrecer un espacio a las que no lo tengan y las instalaciones de algunas de ellas que trabajan en pisos municipales. Por el momento es una idea para la que queda mucho trabajo, pero a la que las asociaciones asistenciales dan su apoyo. Este posible traslado serviría para disponer de un número mayor de pisos municipales para dar otros usos, como por ejemplo el de alquiler social, afirma la concejal de Bienestar Social Marta Escartín.

Cáritas Diocesana Huesca ya había denunciado en más de una ocasión la necesidad de más pisos de alquiler social en la ciudad, como forma de paliar la situación de muchas familias que no pueden pagar una renta media de unos 400 euros en un piso familiar.

En cuanto a las asociaciones que se verían implicadas en el posible traslado, Francisco Ratia, presidente de la Coordinadora de Asociaciones por la Discapacidad, recuerda que es una idea que todavía está muy verde, pero destaca la voluntad de los servicios municipales por llevarla a cabo. De esta forma se optimizarían recursos con espacios comunes para diferentes usos como sala de reuniones por ejemplo, añade Ratia.

Entidades como la de Esclerosis múltiple, Asapme o ASZA ocupan en estos momentos pisos municipales no adaptados. Otras organizaciones como CADIS se ubican en locales privados y pagan el alquiler. A ellas también les interesa conseguir un espacio más económico. Las asociaciones de Asperger y Autismo ni siquiera tienen local propio donde organizar actividades, también ellas se podrían beneficiar de un espacio municipal.

Comentarios