El comer sano no tiene que estar reñido con platos sabrosos

La gastronomía no tiene porque ser algo aburrido, y cada uno en casa puede conseguir que los platos que se preparan sean lo más sano posible pero también sabrosos. Hay muchos trucos para comer rico, pero sin pasarnos de calorías. Por ejemplo la leche descremada puede ser un sustitutivo de la nata, y servirnos para elaborar un postre o una carbonara donde el paladar piense que está tomando este producto, aunque mucho más sano.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

La presentación de un plato también ayuda a hacer la comida más apetecible. Un pescado a la plancha con un chorrito de aceite, y un poco de verdura, es igual de sano y más apetecible. La sal también es un producto que ayuda a hacer más apetitosos los platos. Cuando no se puede tomar, se puede ayudar a dar sabor con otras especias. Aunque a veces es más sano un poco de sal que algunos productos que llevan incluida mucha sal en su producción.

El cuerpo humano si un día realizas una comida extra, como por ejemplo el almuerzo, al día siguiente te lo va a volver a demandar, por eso hay que tener cuidado cuando se come en exceso, porque el cuerpo se acostumbra y es cuando se engorda. Otro factor que tiene el cuerpo humano es que la comida grasa es más apetecible para el paladar. Eso es porque históricamente el cuerpo necesitaba alimentos grasos para tener los nutrientes. Ahora tenemos, sin comer tanta grasa las vitaminas necesarias en otros alimentos.

La crisis también ha cambiado algunos hábitos. El aceite de girasol está ganando al aceite de oliva. Aunque ambos son sanos y saludables.

Lo que recomiendan todos los expertos es comer todos los días algo de fruta y verdura, y no ser sedentarios. Hacer algo de ejercicio como correr, ir en bicicleta, o andar todos los días.

Comentarios