Fomento asegura que proximamente se desviará el tráfico por la nueva carretera Nueno-Congosto

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha visitado este lunes las obras del tramo Nueno – Congosto del Isuela de la autovía A-23 en Huesca. Actualmente está en desarrollo su prolongación desde Nueno hasta Sabiñánigo y Jaca. Las obras del tramo Nueno – Congosto del Isuela se están realizando mediante la duplicación de la calzada de la carretera N-330 existente.

Próximamente se desviará el tránsito por la calzada de nueva construcción. Se trata de una etapa necesaria para trabajar en la antigua calzada de la N-330, que necesita que se suavice el trazado en planta, dotando a la vía de radios más amplios y seguros propios de una autovía, para lo cual debe ser liberada del tráfico.

Durante el desvío, la circulación por la nueva calzada será bidireccional, para lo que se ha dispuesto la señalización adecuada. De esta manera prosiguen los trabajos que conducen a la puesta en servicio completa de este tramo de autovía, cuando estén en funcionamiento ambas calzadas.

La suma del presupuesto de las obras, la redacción del proyecto, la asistencia técnica para el control y vigilancia de las obras, y el importe estimado de las expropiaciones arroja una inversión total de 49,59 millones de euros.

Se trata de un tramo de 5 km que atraviesa un relieve complejo y de gran valor ambiental en la subida al puerto de Monrepós. Para encajar la autovía en el terreno con el mínimo impacto posible se ha adoptado una velocidad de proyecto de 80 km/h y se aprovecha la actual calzada de la carretera N-330 como calzada de subida al puerto (sentido de Huesca hacia Jaca). En cambio, se construye una nueva calzada para la bajada (sentido de Jaca hacia Huesca). Adicionalmente, la antigua N-330 necesita ciertas mejoras para adecuarla a las características de una calzada de autovía.

En los primeros 2 km, la calzada nueva y la calzada de la antigua N-330 discurren con un trazado paralelo, separadas únicamente por una mediana de anchura variable. Posteriormente, en los últimos 3 km, el trazado de la nueva calzada se separa de la antigua para volver a encontrarse con ella al final del ramo. La sección tipo está formada por 2 carriles de 3,50 m de anchura, rcenes exteriores de 2,50 m y arcenes interiores de 1,00 m. En los tramos en que ambas calzadas discurren paralelas están separadas por una mediana de ancho variable desde los 10,00 m del tramo anterior (Huesca – Nueno) hasta los 2,00 m.

La nueva calzada necesita la construcción de 3 viaductos de 290, 200 y 140 m de longitud, éste último de tipología mixta, y un túnel de 500 m de longitud perforado en la ladera oeste del valle.

Este tramo incluye también la construcción del enlace de Nueno, que conecta con la carrera local a Sabayés y permite todos los movimientos, y la reposición de la vía de servicio que constituía el acceso a la población de Nueno.

Comentarios