A principios de febrero se conocerá la reorganización de los consultorios rurales

La atención sanitaria rural está inmersa en un proceso de reorganización que unificará consultorios y reducirá horarios en los núcleos donde el Salud considere que no existe suficiente demanda. El compromiso del Gobierno de Aragón es que “bajo ningún concepto se cerrará ninguna consulta” en los pueblos donde había hasta ahora. Es lo que asegura el gerente provincial del Salud, Miguel Ángel Eguizábal.

Pilar Viu, alcaldesa de Casbas de Huesca, un municipio que ha perdido tres consultas en sus localidades, se muestra reticente a esta afirmación. Teme que quizás puedan considerar “consulta programada” a un desplazamiento puntual si el paciente llama por teléfono al doctor.

Tres de los núcleos de su municipio, Junzano, Panzano y Labata, llevan desde el 2 de enero sin consulta, algo que el gerente provincial, Miguel Ángel Eguizábal, reconoce como “un error puntual”. La situación del municipio destaca por el paso de 14 a 2 horas semanales de consulta para seis núcleos, un recorte que continúa produciéndose. Recientemente se reunía con Julián Illana, director provincial de atención primaria, y éste reconocía una reducción excesiva de horario.

Será a principios del mes de febrero, cuando termine el periodo de alegaciones, cuando se hagan oficiales todos los reajustes relativos a los centros rurales de la provincia.

El Departamento explica la reducción de horarios por el bajo número de cartillas sanitarias de algunos centros y cree que con la receta electrónica se reducirá más el trabajo de estos facultativos. La implantación de este programa en los centros de Huesca Rural (los núcleos cercanos a la ciudad de Huesca) se prevé para éste mes de febrero. Allí se han reducido dos facultativos (de once a nueve), plazas que han pasado a formar parte de los centros urbanos. Respecto a Huesca Rural, el Departamento ha informado de la adecuación de cuatro consultas y un espacio de exploración en el centro.

Comentarios