Celebración interconfesional para rezar por la unidad de los cristianos

Este viernes comienza la Semana de Oración por la Unidad de los cristianos. Con ese motivo se ha organizado una celebración interconfesional, en San Pedro el Viejo, este domingo 20 a las 6 de la tarde. Para preparar esta celebración, la Coordinadora de Iglesias y grupos religiosos de Huesca por la paz han redactado un manifiesto que han hecho público.

Manifiesto ante el encuentro de religiones en la ciudad de Huesca:

“Nunca como hasta el presente se había dado la oportunidad de poner en contacto la santidad de las religiones, permitiendo así que cada una fecunde, a su modo, la Tierra. En los últimos años se ha empezado a reflexionar sobre ello y se han llegado a distinguir cuatro ámbitos de esta mutua fecundación: la convivencia diaria, la causa común por la paz y la justicia, la reflexión teológica y el ámbito de la oración y el silencio compartidos. Como dice García Roca:  “cada religión posee semillas de verdad. Cada religión tiene una luz propia. No hay dos fuegos iguales; nos necesitamos con nuestras luces y con nuestras sombras, con nuestras capacidades y nuestros olvidos, con nuestras memorias y nuestros proyectos, con nuestros cantos y nuestras convicciones. Cada religión produce un pequeño hilo, un fragmento de esperanza…, que si se juntan y se cruzan hace un hermoso tapiz, un incendio de solidaridad, un racimo de humanidad. Llegará el día en que las religiones transcenderán sus instituciones, sus rituales y sus territorios para humanizar el nacimiento de un mundo unido, dentro de la diversidad.

Y es que los seres humanos necesitan formas complementarias de mirar al mundo, formas parciales y troceadas, pero también formas totales e integradas, una vida interior profunda, como fidelidad y compromiso en la aventura humana, como búsqueda de un verdadero servicio a los otros, atenta a la dimensión estética y a la creación de belleza en las relaciones humanas.

La diversidad no sería un problema a resolver, sino un valor a celebrar. En lugar de posiciones defensivas, integristas, intolerantes y victimistas promoveremos lugares de encuentro y diálogo”.

Por eso, a todos los que nos consideramos religiosos nos corresponde mostrar que de las entrañas mismas de la experiencia religiosa brota un torrente de ternura para todos, en especial de los más pequeños y desprotegidos, así como una pasión por la paz y la justicia. Y esto mismo es lo que pedimos a nuestros máximos responsables religiosos: que alcen su voz, sin miedo y con libertad, ante tanta injusticia y maltrato actual al ser humano”.

COORDINADORA DE IGLESIAS Y GRUPOS RELIGIOSOS DE HUESCA POR LA PAZ EN EL MUNDO

Comentarios