Las rutas vicentinas, una forma diferente de conocer la figura de San Vicente

Acercar la figura de San Vicente a los oscenses y visitantes es el objetivo que se persigue a través de las visitas guiadas que se han organizado, hasta este martes, a los lugares más emblemáticos de la ciudad de Huesca vinculados a este personaje histórico. Un santo que se convirtió en un símbolo durante la época romana, muy seguido e imitado por otros santos a lo largo de los siglos.   Nos situamos en el año 300 después de Cristo, época en la que los cristianos son perseguidos y duramente castigados por los romanos. El itinerario contempla la visita a la que fue la casa de sus padres y la casa de sus abuelos y al lugar donde, según cuenta la tradición, fue bautizado.   En la actualidad estos espacios se corresponden con el convento de la Asunción y las iglesias de San Vicente el Real y San Pedro el Viejo.  San Vicente, aunque su obra se desarrolla principalmente en Huesca, donde nació, fue torturado en Valencia, una de las comunidades cristianas más importantes en aquella época.   La ruta, que arranca a las 11.00 horas desde la Oficina de Turismo, está organizada por la Asociación Ciudad Vicentina y el área de Desarrollo y Turismo del Ayuntamiento de Huesca.   

Comentarios