Importante papel de los embalses para laminar las avenidas de los ríos

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha continuado manteniendo una vigilancia exhaustiva al capítulo de avenida extraordinaria, que se está dando en el río Ebro y sus afluentes, con motivo de las intensas precipitaciones del fin de semana. Este organismo de cuenca ha querido destacar la importante labor de laminación de los embalses en este episodio de lluvias, ya que en régimen natural la avenida extraordinaria habría alcanzado en el Eje del Ebro más de 3.000 m³/s, de periodo de retorno de 10 años y se ha reducido a un máximo de crecida ordinaria, de periodo de retorno de 3 años.

En concreto, como resultado de las lluvias de esta semana, se han almacenado hasta el momento, 33 hm³ en el embalse del Ebro, en la cabecera de la Cuenca; 73 hm³ en Itoiz y 65 hm³ en los embalses del Sistema de Riegos del Alto Aragón (en los ríos Gállego y Cinca). Actualmente, la previsión de lluvias débiles para las próximas tres jornadas, permiten mantener los desembalses de Ullíbarri en 60 m³/s, Yesa está en 200 m³/s y el Sistema Mequinenza-Ribarroja-Flix, 1.200 m³/s.

La CHE ha informado de caudales máximos en torno a 2.000-2.200 m³/s desde Castejón (Navarra) hasta Mequinenza (Zaragoza) durante los próximos días. Este episodio de crecida, aunque es menor que el de 2007, localmente puede tener efectos similares y mantendrá los caudales en niveles altos durante 48 horas.

Las lluvias registradas durante el pasado fin de semana, que han afectado principalmente al Pirineo Central y Occidental, donde los embalses han permitido reducir la aportación de caudales aguas abajo de los mismos, y en menor magnitud, desde la Cuenca Alta del Ebro hasta el río Arga y Sistema Ibérico, han generado un nuevo episodio de incremento de caudales en el Eje del Ebro.

En concreto, en Castejón (Navarra) se alcanzaba durante madrugada de este lunes, un máximo de caudal de 2.200 m³/s, que se mantenía durante la tarde; en los pueblos ribereños de Navarra y Aragón, los caudales se mantendrán entre 2.000 y 2.200 m³/s, desde el lunes y a largo de dos días y en Zaragoza, próximo a 2.000 m³/s, a partir de la tarde-noche del martes.

Otros puntos de referencia ribereños son: Novillas, donde el caudal seguía creciendo hasta la tarde del lunes; Pradilla, donde lo hacía hasta la madrugada y Alagón, hasta el martes al mediodía.

La crecida, como resultado de las aportaciones de caudales procedentes de los afluentes de la margen izquierda del Ebro, será de larga duración. Esto significa que se mantendrán los caudales en valores altos, a su paso por cada uno de estos municipios ribereños, durante aproximadamente 48 horas.

Comentarios