Para el Gobierno de Aragón hay que reducir en un tercio los consejeros comarcales

En el marco de la Ponencia Especial que estudia la racionalización y simplificación de la Administración Pública Aragonesa, el consejero de Política Territorial del ejecutivo autónomo, Antonio Suárez, ha señalado que es necesario modificar la representación de los Municipios en las Comarcas y hay que estudiar la reducción, en aproximadamente un tercio, del número de Consejeros Comarcales.

Suárez ha recordado que hay que partir de nuestro modelo de organización territorial, que contempla la existencia de Municipios, Comarcas y Diputaciones Provinciales. En ese sentido, Suárez ha dejado claro que “las duplicidades no se producen sólo entre Administraciones Locales, sino también entre éstas y la propia Administración Autonómica”. Por eso, ha asegurado que “es necesario establecer claramente, no sólo las competencias, sino los mecanismos de coordinación entre Administraciones” y hay que “introducir mecanismos de garantía de que las Administraciones Locales se van a dedicar a ejercer las competencias que les corresponden mediante los consiguientes mecanismos de financiación”. Y es que el Consejero tiene claro que “si no hay financiación no hay ejercicio de competencias”.

 

El consejero de Política Territorial ha afirmado que “el Municipio debe tener autonomía plena para tomar sus propias decisiones sobre la forma de prestar sus competencias y, si no puede hacerlo aisladamente, debieran poder pedir la dispensa de algunos servicios, asociarse con otros, delegarlas o convenirlas con las Comarcas o pedir la cooperación provincial”.

Sobre las competencias municipales, Suárez ha recordado que vienen delimitadas en la Ley de Bases de Régimen Local. Las Comarcas, ha dicho el consejero, son entidades prestadoras de servicios y son la administración de apoyo de los pequeños municipios carentes de estructura administrativa.

 

Añade que las Diputaciones deben ser quienes presten asistencia a municipios y comarcas, asesoramiento jurídico y técnico y coordinación y cooperación. Con respecto a las competencias de las Comarcas, el Consejero considera que “deberíamos hablar de las competencias transferidas y de aquellas que no han sido transferidas todavía”.

En cuanto a las primeras, Suárez considera que son genuinamente competencia comarcal servicios como Acción Social; Juventud y Deportes; o Recogida y Tratamiento de Residuos Urbanos. En materia cultural, el Consejero cree que las Diputaciones deberían ejercer competencias en cuestiones como institutos de estudio o circuitos de artes escénicas y musicales.

 

En Protección Civil es necesaria la colaboración de las Comarcas con quien tiene las competencias: las Diputaciones Provinciales y con el propio Gobierno de Aragón.

 

Y en Turismo, las Comarcas deberían dedicarse a la promoción de la oferta turística de la Comarca, mientras que el Gobierno de Aragón debería ser competente en el ejercicio de las potestades autorizatoria, registral, inspectora y disciplinaria sobre las empresas y establecimientos turísticos.

 

Además hay que concretar las competencias de las Comarcas en materias todavía no transferidas, especialmente en materia medioambiental; en organización y celebración de ferias y mercados; protección de consumidores y usuarios y concreción de la colaboración con la Administración Educativa para la gestión de la formación permanente de adultos, escuelas-taller y talleres ocupacionales.

 

En el caso de las carreteras, Suárez considera que no tiene sentido la existencia de dos administraciones competentes en materia viaria dentro de la Comunidad Autónoma (Diputaciones Provinciales y Gobierno de Aragón).

 

Comentarios