La gestión del agua en Sariñena enfrenta a oposición y equipo de gobierno

Manos agua grifo lavado

A raíz del corte de suministro de agua en Sariñena y de los problemas de potabilidad de la misma en los últimos días, ha surgido la polémica entre el equipo de gobierno PAR-PP y el grupo municipal socialista, desde donde aseguran que la corporación ‘elude responsabilidades’ en un tema que consideran ‘muy serio’ “porque afecta a la salud de la ciudadanía”. Mientras, el equipo de gobierno, señala que esta situación ‘se ha resuelto con normalidad’ y que “se ha dado por un cúmulo de circunstancias”.

La portavoz socialista, Blanca Villanúa, insiste en que este problema se podría haber evitado porque “lo importante es que la balsa del depósito se ha quedado vacía” y que esto se debe a una cuestión de “dejadez”.

Desde el grupo municipal socialista, Villanúa explica que el Sindicato de Riegos avisó con antelación de la avería ocurrida en la acequia Valdera y el Ayuntamiento tuvo una reacción “lenta”. Algo con lo que no está de acuerdo el concejal responsable del área de Medio Ambiente, Enrique Martínez, quien apunta que “hay coordinación con el Sindicato de Riegos” (encargado de realizar las labores de limpieza de la acequia), y cada año se repite esta operación, cuando comenzaron la limpieza el depósito estaba al 100% de su capacidad. Explica que además se buscaron todas las opciones posibles antes que cortar el suministro de agua.

El edil agradece la labor que ha desempeñado el Sindicato de Riegos, ya que de forma prácticamente manual solventaron el desprendimiento de tierra sobre la acequia en una zona muy complicada.

Tampoco ha habido acuerdo en la forma de comunicación de la incidencia a los vecinos. El PSOE considera que “se ha confundido a la población con bandos contradictorios” y el equipo de gobierno señala que “se ha hecho un esfuerzo en este sentido con distintos avisos”.

Cabe recordar que el pasado miércoles día 23 se producía un corte de agua en el suministro de las casas de la zona alta de la población y una disminución de la presión en la parte baja. Y desde que se retomó el suministro el agua ha sido no potable hasta la noche del sábado cuando se perdía la gran turbidez que arrastraba.

Comentarios