ASAJA critica las incongruencias de la reforma de la PAC

ASAJA considera que las enmiendas aprobadas días  en la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo (COMAGRI), días atrás, si bien es cierto que no empeoran las propuestas de la Comisión Europea, ya de por sí muy negativas para los agricultores y ganaderos europeos en general y españoles en particular, y que incluso introducen mejoras y flexibilidad en varias de las propuestas, siguen manteniendo una filosofía “continuista” con los principios defendidos por el comisario Ciolos en sus propuestas y, por tanto, su incongruencia respeto a la realidad y necesidades del sector agropecuario europeo.

 

En opinión de ASAJA, la COMAGRI ha aceptado las líneas básicas de las propuestas del Comisario Ciolos, muchas de ellas alejadas del principio de orientación al mercado y fomento de la producción, y otras que imponen mayores costes de producción o complejidad burocrática y administrativa y que son incluso contrarias a principios como el de legitimación de los pagos directos, si bien introduce enmiendas que flexibilizan, dar mayor margen de maniobra a los Estados Miembros, o “dulcifican” los limites, montantes o topes, para que aparezcan más fáciles de asumir por parte de los agricultores y ganaderos.

 

Para ASAJA, la ganadería es la gran abandonada en esta Reforma, donde la Comisión no pone en sus propuestas ninguna medida que vaya a favor del mantenimiento y fomento de la actividad ganadera, dejando que sea el régimen voluntario de pago asociado el que aporte una solución, a todas luces insuficiente, al sector. Las enmiendas del PE proponen aumentar los fondos destinados a este capítulo, si bien hay que recordar que esto se hace deduciendo este montante del Pago Base, lo que es digno de reconocimiento, pero no hace una verdadera propuesta en defensa del sector ganadero.

 

No entienden que la Comisión pretenda en sus propuestas “legitimar” la PAC, mientras que por otro lado exime a los beneficiarios de menos de 5.000 euros de la  posibilidad de verse excluidos de dichos pagos si incumplen los requisitos que se exigen a los agricultores profesionales. De igual manera, excluye incomprensiblemente a los pequeños beneficiarios (de menos de 1.500 €) de realizar prácticas beneficiosas para el clima y el medioambiente.

 

Por otra parte, y a pesar de que los diputados introducen aportaciones que suavizan los requisitos del llamado “greening o pago verde”, mantienen, no sólo el principio que pone en cuestión las prácticas beneficiosas que el agricultor y ganadero realiza ya en materia ambiental, sino el elevado porcentaje que esta medida supone en los ingresos del productor (30% del sobre nacional), su carácter obligatorio y penalizador, así como la “tasa plana en este tipo de pago”, sin hacer diferencia individualizada según el tipo de producción que se realice.

Comentarios