No les dejemos estrechar los límites de la democracia

.

Este martes, 29 de enero de 2013, Chesus, Raquel y Joan se presentan en los juzgados de Hueca, en el Coso Alto. Están citados a declarar por un supuesto delito que ni siquiera los citadores han sabido precisar. Su culpa: protestar pacífica y cívicamente desde la bicicleta el pasado 14 de noviembre, día de movilización y huelga general. Participaban en un recorrido ciclista incluido dentro de las iniciativas -todas ellas declaradamente no violentas- del Comité de Huelga Ciudadano (plataforma para esa fecha impulsada por personas y colectivos ecologistas, universitarios, del 15M, de solidaridad, inmigración, estudiantiles, docentes,…).

Esta citación es uno más de los actos de represión de la discrepancia ciudadana que impulsa el partido en el gobierno, ciudad tras ciudad, intentando, por un lado, criminalizar la contestación pacífica a sus destructivas políticas y, por otro, estrechar los márgenes de los derechos que ofrece esta democracia limitada que tenemos. (El 14N tiene numerosos ejemplos de esto; también las movilizaciones recientes: acción tupper por la educación en Zaragoza, las del profesorado en Guadalajara, el acoso a Stop Desahucios en la capital aragonesa, etc)

Chesus, Raquel y Joan circulaban con otros compañeros y compañeras, tranquila y confiadamente por las calles de Huesca, cuando fueron parados ante la comisaría de policía, y los tres entrados a las dependencias para ser identificados. Uno de ellos, estudiante del Campus de Huesca, venido desde Baleares para cursar Ciencias del Deporte, salió del recinto policial con el ojo morado.

Se da la circunstancia de que, mientras ellos tres han de comparecer ante los juzgados, no se ha abierto siquiera un expediente a la persona o personas responsables de esos golpes. Alguien ha puesto más empeño en perseguir un posible “delito indeterminado” de tres ciudadan@s que pacíficamente ejercían sus derechos cívicos, que una agresión física. ¿La ley es igual para tod@s? Quiénes tienen como misión salvaguardarla ¿no deberían ser los más estrictos a la hora de cumplirla y de autoexigírselo?¿Alguien cree que habrá sanciones por esos moratones?

Lo que sería un escándalo es que Raquel, Joan y Chesus fuesen castigados, mientras quedan impunes los golpes. El juzgado y la subdelegada del gobierno tienen ahora la responsabilidad de que no se incremente la injusticia.

Mañana está citado también Jorge (imputado por participar en otra protesta pacífica en Artieda contra el recrecimiento de Yesa http://acampadahuesca.blogspot.com.es/2012/12/la-discrepancia-no-es-delito-ni-en.html): 30 de enero, 10,50, en el mismo lugar.

Democracia de verdad, ya!!

Protestar no es delito (Ni motivo para que te peguen)

No les dejemos estrechar los límites de la democracia.

No a la utilización política de los cuerpos de policía por el partido que gobierna.

Nos tocan a un@, nos tocan a tod@s.

No más abusos

Comité de Huelga Ciudadano de Huesca

Comentarios