“A remolque e improvisando” en la prevención de aludes

Lo dice Alberto Ayora, autor del libro “Gestión del riesgo en montaña y en actividades del medio natural”.. En declaraciones a Radio Huesca, ha explicado que se resiste a esperar un “cisne negro” que de origen un centro de similares características a los que se han creado en Suiza, Francia, Canadá o Valle de Arán tras importantes avalanchas. Lo dice también el experto Santiago Fábregas diseñador del centro A Lurte de Canfranc.

Para Ayora la solución no pasa por estar “a verlas venir”, y luego “lamentarse” ante las consecuencias negativas que tienen los aludes.

Indica que estamos hablando de hechos previsibles los que pueden ocurrir y ocurren en el Pirineo. Cada vez estamos ganando más terreno a la naturaleza que, a su vez, esta dando continuos avisos al hombre de que esta haciendo las cosas mal.

Explica que lo más importante es hacerse con un compromiso decidido, y con la conveniente participación de todos los actores implicados; y eso exige una solución integradora de todas las administraciones.

Santiago Fabregas ha indicado que las zonas “comprometidas” de la provincia de Huesca tienen nombres y apellidos. Tenemos 150.000 hectáreas en el Pirineo donde la nieve puede provocar aludes. Sin embargo, explica, con daños a edificios o personas se localizan en puntos concretos como Balneario de Panticosa, Astún o Canfranc

Ha señalado, que se debe estudiar bien el precio que tiene construir infraestructuras turísticas, carreteras …y si merece la pena

Fabregas ha reivindicado también que en Aragón tengamos un centro que aglutine todos estos apartados y sobre todo la prevención. En este sentido ha manifestado que A Lurte de Canfranc seguirá trabajando decididamente por ser un centro de referencia en riesgos de montaña

Comentarios