“El comercio, amigo de los niños”, primer reto del proyecto “Vamos solos a la escuela”

Comprometer y concienciar al comercio de la ciudad de Huesca para que se sume al programa “Vamos solos a la escuela” es el primer objetivo que se han marcado los miembros del Laboratorio de la Ciudad de las niñas y los niños que se reunían este martes. Allí se aprobaba un decálogo de buenas prácticas que se entregará a la Asociación de Comerciantes de Huesca para que se dé a conocer.   A través de este documento todos los que se adhieran a la iniciativa se comprometen a atender a los niños de la ciudad que requieran de su ayuda.   El proyecto “Vamos solos a la escuela” está concebido para que se implique toda la ciudadanía de Huesca. Y ahí es donde radicará el éxito o el fracaso de esta iniciativa.  El desarrollo de dicho programa va paralelo al proceso de peatonalización que se está llevando a cabo en el centro de la ciudad y que, hasta el momento, ha tenido muy buena acogida entre los niños.   El Laboratorio de la Ciudad de las niñas y los niños lo conforman diferentes asociaciones y colectivos de Huesca, junto a la comunidad educativa. Éste es el órgano de participación de toda la ciudadanía oscense en el proyecto y el responsable de promover las propuestas del Consejo.   El proyecto “La ciudad de las niñas y los niños” es una iniciativa de transformación urbana basada en los trabajos del pedagogo italiano Francesco Tonucci, que se está desarrollando en decenas de ciudades de todo el mundo, entre las que se encuentra la capital oscense.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título
Comentarios