Los jubilados de la Hoya de Huesca reclaman cobrar la diferencia del IPC

Entre 200 y 400 euros es lo que han dejado de percibir los jubilados de la provincia de Huesca como consecuencia del nuevo decreto, aprobado a finales de 2012, por el que este colectivo deja de cobrar la diferencia del IPC, que tenía carácter retroactivo y que equivale al 1,9%. Esta semana la Unión de Pensionistas, Jubilados y Prejubilados de UGT Huesca entregaba en la sede de la Seguridad Social unas 30 reclamaciones, confiando en que a lo largo del mes de febrero sean muchas más.   En la actualidad, en la provincia de Huesca, el número de jubilados supera los 50.000, con una pensión media de unos 800 euros, siendo menos en muchos casos. Una cantidad que si se reduce todavía más, denuncian, “será difícil vivir con un poco de dignidad”.   Consideran justo cobrar lo que les pertenece, y se resisten a perder unos derechos adquiridos tras muchos años cotizando a la Seguridad Social. Admiten sentirse tratados como “mercancía” a la que se puede manejar de cualquier manera.  Por ello, recuerdan, a lo largo de este mes de febrero se pueden presentar reclamaciones en los diferentes sindicatos con presencia en la provincia para pedirle al Gobierno central que reconsidere la medida adoptada y reconozca que se ha cometido una irregularidad. Desde UGT temen que, tras congelar las pensiones, se inicie una paulina reducción de las mismas.    

Audio sin título
Audio sin título
Comentarios