Los aludes rompen la temporada en Astún

La estación se está viendo afectada por los continuos aludes este invierno. Esta situación, está provocando que, de una temporada “redonda” económicamente hablando, se haya pasado unos días perdidos. El exceso de nieve ha puesto en riesgo la seguridad de la estación y ha provocado que se haya tomado la decisión de no abrir las instalaciones. Andrés Pita, director comercial ha indicado que “ante todo está la seguridad”.

Esta semana han sido varias las voces (expertos) que se han manifestado públicamente para recordar que existe aprobado un plan urbanístico con 600 apartamentos y que esta creando un problema autorizando este tipo de infraestructuras turísticas en la cabecera de los valles.

El viento, el exceso de nieve, los problemas de acceso y los aludes han provocado que la estación en los últimos 15 días, en plena temporada, no se hay podido funcionar. Ya el día 22 de enero se tuvo que provocar algunos aludes debido a la acumulación de nieve.

En la madrugada del pasado sábado al domingo, un alud registrado en el acceso derribó una torre de electricidad, dejando la urbanización y el área esquiable sin luz. Astún estuvo cerrado hasta el miércoles que abrió hasta media mañana. Se volvió a cerrar por viento y por un nuevo alud en el acceso.

En la noche de este pasado jueves, se registraba otro alud. En esta ocasión afectaba a la zona de aparcamiento, dejando sepultado el trenecito que traslada a los asistentes del aparcamiento a pistas.

Astún como se ha venido apuntando desde esta redacción en los últimos días, se encuentra en una zona “sensible” de avalanchas. En las últimas décadas se han registrado varios episodios. Uno de los más graves fue en el año 1993, cuando un alud procedente del Pico Escalar entró en el Hotel Europa y el edifico de apartamentos Sarrios, causando únicamente daños materiales. En 1997 se realizó optó por evacuar los edificios ante el riesgo de aludes existente. Desde el año 1978 hasta esta temporada se ha registrado una quincena de episodios, siendo uno de los últimos el registrado en 2009, cuando se vieron afectados varios autobuses que estaban estacionados, y vacíos, en el aparcamiento

El Valle de Astún se encuentra en todos los informes, como una zona propensa a las avalanchas-aludes. Aún cuando en los últimos años se han construido diversas defensas tipo diques vacíos, rastrillos o repoblaciones forestales, los aludes siguen cayendo causando serios problemas a este complejo turístico.

Comentarios