Aragón se prepara para poner en marcha la “iteuve” de los equipos contra las plagas agrícolas

Recientemente finalizaba en el Campus de Huesca el primer curso para formar técnicos para las futuras Estaciones de Inspección de Equipos de Aplicación de Fitosanitarios, en el que participaron 43 profesionales y titulados vinculados al sector primario. Este curso, el primero en Aragón, y de los primeros en España, ha sido impartido por el Laboratorio de Maquinaria Agrícola de la Escuela Politécnica Superior, único centro autorizado en la comunidad para ofrecer esta formación obligatoria para las entidades que pretendan ofrecer ese servicio.  Controlar el buen estado de los equipos para evitar daños en la salud humana o el medio ambiente en la aplicación de plaguicidas es el objetivo de estas revisiones técnicas, reguladas por la normativa española y europea, que deberán haber realizado en 2016 todos los equipos en funcionamiento y que, cuando esté completamente implantado, deberán repetir cada tres años.  El curso, que se ha desarrollado desde mediados de enero bajo la dirección del profesor del Campus oscense de la Universidad de Zaragoza, Mariano Vidal, incluye formación sobre el nuevo marco legal, la tipología y usos de los fitosanitarios, los equipos y tecnologías disponibles -así como sobre su regulación, mantenimiento y requisitos de seguridad-, entre otros contenidos.   El desarrollo y las pautas de las labores de inspección también han ocupado buena parte de las sesiones formativas –teóricas y prácticas- que han concluido con una semana de evaluación de lo aprendido. Las personas que han superado el curso podrán ocupar alguno de los puestos de director técnico o de inspector -según la titulación de partida-, con que obligatoriamente deberán contar las futuras estaciones de inspección.  “Una correcta aplicación de productos fitosanitarios requiere una distribución homogénea del producto, y que esté de acuerdo con las dosis autorizadas y recomendadas, al objeto de evitar efectos nocivos o perjudiciales” señala el Real Decreto 1702/2011 que regula las inspecciones periódicas de los conocidos como “pulverizadores”, usados con herbicidas, fungicidas o insecticidas en las labores agrícolas.   “Una deficiente regulación de los equipos o máquinas de aplicación puede dar lugar a distribuciones anómalas y la presencia de desperfectos, averías o desajustes puede originar fugas o vertidos de producto en lugares inadecuados”, continúa esta norma, que también recoge los requisitos mínimos que deben cumplir las estaciones de inspección y su personal técnico.   Éste, entre otros requisitos, debe cursar y superar un curso de formación específico, impartido por Unidades de Formación en Inspección (UFI) homologadas por la correspondiente comunidad autónoma. En Aragón es el Laboratorio de Maquinaria Agrícola de la Escuela Politécnica Superior de Huesca el encargado de impartir esta formación

Comentarios