La Asociación Río Aragón exige responsabilidad en Yesa y la desestimación inmediata del recrecimiento

Ante los últimos sucesos acaecidos en las obras de recrecimiento de Yesa, desde la Asociación Río Aragón se ha emitido una nota en la que exigen ‘responsabilidad y cordura’. ‘Estamos’, indican en el escrito, ‘en una situación enormemente complicada porque el embalse está casi lleno y un desprendimiento sobre él podría resultar fatal. Por otra parte, su vaciado parcial podría suponer desestabilizar todavía más la ladera’.

La asociación también acusa a la CHE de ‘ocultar la información del deslizamiento desde hace meses, y de querer ‘culpar a la naturaleza’, lo que simplemente es una manera de ‘eludir responsabilidades’. Por todo ello, Río Aragón pide ‘sentido común a la CHE, y que comience a reconocer sus errores’.

‘No queda otra alternativa que el cese definitivo de las obras de recrecimiento, apartar de la dirección de obra a los que nos han llevado a esta situación, buscar el equipo técnico más competente posible para controlar el desastre generado hasta la fecha, y gastar lo que haga falta para garantizar la seguridad de las poblaciones ribereñas. Recordemos que ya se han malgastado más de 100 millones de euros (el presupuesto inicial del proyecto) y aún no se ha iniciado la construcción de la presa’.

‘Todas las alarmas se han disparado, todas las dudas se han disipado y han confirmando lo que desde nuestra Asociación venimos denunciando desde hace años. En este momento, ya nadie duda de que el recrecimiento de Yesa esté poniendo en serio riesgo la vida de personas y que, de seguir la CHE con su huida hacia delante, las consecuencias económicas o de responsabilidad civil y patrimonial pueden dejar corta cualquier previsión antes realizada. La necesidad de desalojar dos urbanizaciones por tiempo indefinido, la paralización de las obras de recrecimiento, la movilización de maquinaria a destajo llevada a la zona y hasta los dos helicópteros de los Gobiernos de Navarra y Aragón sobrevolando la zona no dejan lugar a dudas’, afirma Río Aragón.

Comentarios