Rendimientos agrícolas reducidos debido a la sequía del pasado año

Asaja Aragón ha realizado un informe sobre las incidencias climáticas que tuvieron lugar en el campo en 2012, y las afecciones que esto ha tenido en el campo. Las excepcionales condiciones climáticas que la provincia de Huesca soportó el pasado año agrícola 2012 (otoño 2011 – otoño 2012) han traído como consecuencia unos rendimientos agrícolas muy inferiores a lo normal, en determinadas zonas. La ganadería también ha sufrido las consecuencias de los rigores del clima, con una reducción drástica del pasto en el caso de la ganadería extensiva y un aumento de los precios de los piensos que ha afectado tanto a la ganadería extensiva como la intensiva.

Más concretamente en cuanto a cereal de invierno en secano la afección por comarcas ha sido la siguiente:

Hoya de Huesca: en su zona alta (Ayerbe, Biscarrués, Loscorrales), la disminución en los rendimientos se puede cifrar en un 50-60% respecto a un año normal. Conforme se va descendiendo hacia la zona baja (Almudévar, Antillón, Álcala del Obispo), aumenta el porcentaje, llegando a disminuciones del 70-80%.

Somontano de Barbastro: reducciones del 50% en la producción en la zona alta (Abiego, Salas Altas), aumentándose hasta el 60% en la zona baja (Berbegal, Laperdiguera).

Cinca Medio: reducciones del 60-70% en la producción de cereal de invierno.

La Litera: reducciones del 70-80% en la producción del cereal de invierno.

Los Monegros: reducciones del 90-100% de la producción respecto a un año normal.

Bajo Cinca: reducciones del 90-100% de la producción respecto a un año normal.

En cuanto a los cultivos de regadío (maíz, alfalfa, arroz) la limitación ha sido la escasez de agua embalsada que permitiera sembrar estos cultivos (maíz y arroz) o realizar los riegos necesarios de una campaña normal (alfalfa). Esto ha ocasionado reducciones de la superficie sembrada de arroz en un 60%, para las comarcas de Bajo Cinca y Monegros. En cuanto al maíz la reducción ha sido también importante en la superficie sembrada. Por su parte la alfalfa ha visto reducida su producción en un 25-30% al poderse regar uno o dos de los cincos cortes que se realizan por campaña al cultivo.

En cuanto a los cultivos leñosos en secano la reducción de producciones ha sido del 50-60% en el caso del viñedo, del 20% en el caso de los frutos secos y del 70% en el caso del olivo. Destacar que se han producido daños estructurales en las plantaciones debidos tanto a la sequía como al intenso frío del invierno, que serán visibles a partir de la brotación de esta primavera, con lo que son difíciles de cuantificar en la fecha actual.

La incidencia en la ganadería ha sido por parte de la ganadería extensiva, debido a la necesidad de suplementar en pesebre la ausencia de pasto, así como el tener que suministrarles agua. En cuanto a la ganadería intensiva la incidencia ha sido el aumento en el precio de los piensos, debido a la escasez de materias primas.

Comentarios