El nuevo servicio de transporte público de Huesca supondrá un déficit de 300.000 euros anuales

La comisión de urbanismo del Ayuntamiento ha dictaminado el pliego de condiciones del nuevo servicio de transporte urbano de Huesca. Una vez pase por junta de gobierno, se licitará para su publicación. A partir de ahí, las empresas interesadas tendrán 20 días para presentar ofertas. El equipo de gobierno prevé adjudicarlo en abril para que entre en funcionamiento en septiembre. El nuevo servicio, que comprende 3 líneas con más frecuencias y paradas, supondrá un déficit de 300.000 euros, cantidad que el consistorio deberá asumir. Actualmente, el déficit es de 150.000 euros al año.

El concejal de Movilidad, Gerardo Oliván, explica que al superar Huesca los 50.000 habitantes es un servicio obligatorio y que, como tal, es el consistorio quien debe abonar la diferencia entre gastos e ingresos. El coste del servicio se cifra en unos 550.000 euros.

El nuevo transporte público tendrá dos líneas circulares cortas que unirán, en ambos sentidos, el Perpetuo Socorro con el hospital San Jorge cada 20 minutos en horas punta. Además, habrá otra circular más larga que llegará hasta el cementerio y los centros comerciales del Sabeco, Eroski y Lidl, cada 40 minutos.

El servicio aumenta el recorrido, ahora llegará hasta el polígono 41 (calle Calatayud), y el número de paradas. La distancia máxima desde cualquier punto de la ciudad hasta una parada será de 250 metros.

Lo que no cambian son los precios. 1 euro el viaje individual y 17, el bono de 20 viajes. Para los jubilados y menores de 8 años será gratuito.

El pliego también contempla que la empresa adjudicataria cuente con 5 autobuses nuevos y accesibles. 4 que estarán en funcionamiento y 1 de reserva.

En sus declaraciones, el concejal de Movilidad, Gerardo Oliván, respondía también a las críticas de CHA sobre que el autobús no llegara hasta el IES Pirámide y Walqa. El equipo de gobierno considera que, de momento, hay que ser realista y que ese servicio complicaba la viabilidad del proyecto ya suponía un coste económico difícil de asumir. CHA votaba en contra del pliego por este motivo y porque consideran que sería más eficaz una gestión pública del mismo.

Comentarios