Detenido el cabecilla de una trama de regularización de extranjeros en Monzón

Una persona era detenida en Monzón como presunto cabecilla de una trama de regularización de extranjeros en el marco de la operación “Ardilla”. Se trata de un ciudadano argelino, gerente de “Nour Construcción”, una sociedad ficticia con sede en Lérida que generaba falsos contratos de trabajo, subvenciones y prestaciones por desempleo. También eran detenidas 25 personas en la capital leridana, por utilizar un sistema para introducir inmigrantes desde el Reino Unido. 

Las detenciones se producían a cargo de la Policía Nacional en Lérida, Vielha, Soses, Tárrega y Monzón, donde residía el cabecilla de la organización, que cobraba a los inmigrantes contratados de manera ficticia entre 300 y 400 euros. Según explicaba en rueda de prensa el jefe de la Brigada de Extranjería y Documentación de la comisaría de Lleida, José Manuel García Catalán, los inmigrantes eran captados en estaciones de autobuses y otros lugares de encuentro que suelen frecuentar.

Al parecer, la empresa “Nour Construcción” tuvo actividad hasta 2008 y fue a mediados de 2010 cuando empezó a formalizar contratos falsos. El hecho de que la sociedad no pagara las altas de los contratos a la Seguridad Social fue el detonante que llevo a averiguar que se trataba de una empresa ficticia dedicaba a crear falsos contratos de trabajo para obtener prestaciones de paro o para tener contratos de trabajo y conseguir la permanencia en España, según destacaba la subdelegada del Gobierno en Lérida, Inma Manso. 

Los investigadores, en colaboración con la Inspección de Trabajo de Lleida, el Servicio de Empleo Público del Estado (SEPE) y la Tesorería General de la Seguridad Social, imputan al responsable una deuda con Tesorería de 150.000 euros y de haber facilitado el mecanismo que ha permitido a unas 110 personas extranjeras cobrar irregularmente 200.000 euros.

La investigación sigue abierta. La Policía sigue intentado localizar a los 85 inmigrantes que han percibido las prestaciones de manera irregular, de los que, con toda probabilidad, algunos se habrán marchado del país. Otros han devuelto el dinero, según García Catalán, quien precisaba que parte de los investigados han percibido prestaciones en otras provincias por ser sus lugares de residencia.

Entre las oficinas del SEPE que han colaborado, el jefe de la Brigada de Extranjería y Documentación de la comisaría de Lleida nombraba las de Burgos, Vitoria, Barcelona, Huesca, Tarragona, Oviedo, Vitoria, Pamplona y Burgos.

Comentarios