Hay que acudir a los centros comerciales con una lista de la compra preparada

El director general de Consumo del departamento de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Gobierno de Aragón, Sergio Larraga, ha presentado las conclusiones de la encuesta diseñada por Consumo centrada en los grandes centros comerciales de la Comunidad. Entre ellas, ha destacado que un 55% de los consumidores aragoneses acude con una listado cerrado. Esto quiere decir que hay un 45% que hace el recorrido dentro del centro comercial, buscando lo que necesita, o lo que cree que necesita, y esto puede dar lugar a desviaciones en el gasto familiar. Por ello, es importante que, cuando los consumidores aragoneses acudan a un centro de estas características, hagan un listado previo en su casa para evitar duplicar gastos o productos.

La encuesta, que ha sido diseñada por Consumo y remitida a las asociaciones de Consumidores para su difusión, también destapa que dos tercios de los encuestados acuden a estos centros de vez en cuando y que algo más del 22% lo hacen semanalmente. Asimismo, el desplazamiento en coche es el medio más habitual (66,17%) seguido del autobús (18,41%). La mayoría de las veces los consumidores acuden en familia a las grandes superficies (58,31%), si bien es cierto que las personas que acuden sin compañía representan un porcentaje considerable, pues según este estudio son el 28%.

Otro dato interesante que aportan las 431 encuestas analizadas es que el gasto medio en el pequeño comercio duplica al realizado en grandes centros comerciales, pues cuatro de cada cinco consumidores gasta más en el pequeño comercio que en las grandes superficies. Y, en cuanto a la motivación, cabe destacar que la principal no es el precio, sino la comodidad para encontrar los productos agrupados y juntos. El horario es el aspecto mejor valorado, seguido del parking, accesibilidad y condiciones de devolución. En cambio los servicios adicionales apenas son valorados y cabe destacar que los servicios de atención al cliente responden a las expectativas del consumidor.

Sobre las ventajas, los usuarios valoran en mayor medida la variedad de productos a la hora de elegir estos centros, seguido del horario, la comodidad y las ofertas. La atención personalizada es lo que los usuarios ven como el aspecto a mejorar y un porcentaje importante asocia estos centros a mayor gasto. Así, se puede concluir que la valoración global de las grandes superficies alcanza casi un notable.

Asimismo, Larraga aprovecha para brindar los siguientes consejos:

• El acto de la compra debe asumirse con una actitud de responsabilidad y adquirir lo que se necesite donde mejor se considere dentro de la gran oferta del mercado

• Tanto el comercio de proximidad como los grandes centros comerciales pueden ser una opción interesante para el consumidor

• Se deben considerar criterios diferentes para la compra de productos básicos y para otras necesidades más superfluas

• Es muy importante llevar una lista cerrada con las necesidades que se tengan, y en todo caso, establecer previamente el límite máximo que se pueda superar

• El comercio puede aceptar tarjetas de pago diferido que pueden resultar muy útiles; el pago financiado, que supone pagar unos intereses, debería evitarse en compras que pudieran postponerse.

• No siempre la mejor opción es realizar la compra en un mismo centro. Existen promociones comerciales que se pueden aprovechar, pero hay comparar siempre los precios del resto de productos

• Resulta muy útil el P.U.M (precio por unidad de medida) que sirve para comparar fácilmente los productos vendidos en diferentes formatos y que debe consignarse junto con el precio final del producto

• Muchos productos básicos no se encuentran tan fácilmente accesibles como las que le interesa al comercio poner a la “altura de los ojos”

• En los productos perecederos, la comparación de precios es más complicada porque existen diversas categorías comerciales, así como elementos diferenciales, (productos ecológicos, denominaciones de origen,…) que hace que la comparación no sea sobre los mismos productos.

• Hoy en día existen alternativas al comercio tradicional (venta de productos de segunda mano, bancos de tiempo, intercambio de productos,…) que pueden resultar también interesantes

• En cualquier opción que se adopte, se debe velar por los derechos como consumidores

Comentarios