Las Cámaras de Comercio aragonesas piden una solución a sus problemas de financiación

La desaparición de las cuotas obligatorias de las empresas ha supuesto un importante varapalo para las arcas de las Cámaras de Comercio de Aragón, que piden una solución urgente a sus problemas de financiación. Sus ingresos han pasado de 15 millones de euros en 2010 a sólo 4 millones previstos para este 2013. Este jueves se reunían con la presidenta, Luisa Fernanda Rudi, para saber cuándo aprobará el Gobierno central la Ley de Cámaras.   Un texto que, según prometió el Gobierno de Rajoy, tenía que aprobarse antes del 31 de marzo. El presidente del Consejo Aragonés de Cámaras, Jesús Blasco, aseguraba que de esa ley depende su futuro, tras la caída estrepitosa de sus ingresos. Esto ha obligado a reducir un 40% sus plantillas en los últimos cuatro años. La Cámara de Huesca cuenta en la actualidad con 21 empleados.   Una situación que se agrava este año porque las Cámaras dejan de percibir las aportaciones que hasta ahora venían haciendo las empresas. Después de la aprobación del texto nacional, el Gobierno de Aragón deberá aprobar la ley regional. Allí deberá clarificarse cómo deben financiarse las Cámaras de Comercio, aunque ya le han propuesto algunas ideas. Este 2013, las Cámaras se financiarán con las aportaciones del ejecutivo autónomo.   En dicho encuentro, los responsables de las tres Cámaras le sugerían a la presidenta de Aragón que ponga en marcha planes que reactiven la economía. Éstas van desde la recuperación del Plan Renove de Electrodomésticos, ayudas para mejorar la eficiencia energética de las viviendas o la renovación de calderas.   También piden cambios en el ámbito jurídico y administrativo.

Audio sin título
Audio sin título
Comentarios