El Casco Viejo afronta con optimismo la peatonalización

Plaza Lizana Casco Viejo Sancho Abarca

Las obras de reurbanización del casco histórico de Huesca están a punto de finalizar, tanto en la calle Sancho Abarca como en las plazas San Bernardo y Universidad. Son trabajos que se incluyen en el plan de movilidad de cara a su futura peatonalización, sin embargo, el cierre al tráfico de las mismas no será inmediato. Pese a que los vecinos querían que así fuera, habrá que esperar a que la realidad presupuestaria permita poner en marcha el sistema de cámaras de vigilancia.

Será el propio ritmo del plan de movilidad el que marque las actuaciones, por eso, estos espacios no se convertirán en peatonales nada más terminadas las obras. Un paso fundamental será poner en marcha el sistema de cámaras para vigilar los accesos a las zonas peatonales. “Aunque se ponga la señalización, si no hay un control, la gente seguiría pasando, y hay que ser conscientes de ello”, asegura la presidenta de la asociación de vecinos Osce Biella, Susana Oliván.

Los vecinos consideraban oportuno el cerrar al tráfico estas zonas una vez terminadas las obras, ya que el paso de coches empezará a deteriorarlas. Sin embargo entienden que la peatonalización debe ser algo global.

La peatonalización afectará a algunas zonas del casco antiguo. Los vecinos valoran de forma positiva este cambio ya que creen que la reducción de coches, en calles estrechas y sin aceras, será beneficioso.

La reurbanización de la plaza Universidad tiene un coste de 410.000 euros y la de San Bernardo, de 465.000. El periodo de obras se ha estimado para ambos proyectos entre 4 y 5 meses de duración.

Los trabajos en la calle Sancho Abarca de Huesca, que están prácticamente terminadas, tienen un presupuesto de poco más de 400.000 euros.

Comentarios