Los partidos de izquierda rechazan la reforma de la administración local

Partido Socialista e Izquierda Unida han manifestado su rechazo a la reforma de la Ley de Bases anunciada este viernes tras el Consejo de Ministros. Para los primeros es “un golpe de muerte a los ayuntamientos de Aragón” y los segundos llaman a la “rebelión municipalista” para frenarlo.

El Partido Socialista en Aragón recuerda que la reforma de esta norma afecta de manera muy importante a la comunidad, pues la mayoría de los 730 ayuntamientos aragoneses son pequeños. Por eso, anuncian una reunión de alcaldes la próxima semana, tras la cual darán “una respuesta contundente”, y reuniones también con el resto de partidos políticos, con los que acordar una postura conjunta.

Por su parte, desde IU denuncian denuncia “la injerencia del Ejecutivo, que pretende ahorrar a costa de los servicios públicos que prestan los Ayuntamientos” y avisa que presentará una batería de iniciativas en las Cortes, si el Gobierno no cambia el anteproyecto de ley. A su juicio, la reforma de esta Ley supone “un golpe institucional” para los ayuntamientos.

Ambas formaciones hacen referencia a la doble intervención en los consistorios a partir de ahora, por un lado la ley de estabilidad presupuestaria y, por otro la privatización de los servicios públicos.

Esta última, señalan en el PSOE, es una de las consecuencias de esta ley, y añaden que “a partir de ahora vamos a volver al modelo franquista donde los gobernadores ponían y quitaban alcaldes”.

Desde IU además aseguran que esta reforma “es una injerencia en el desarrollo de la Administración Local” y que “el Gobierno central pretende acabar con la autonomía local con la falsa excusa de la austeridad y a costa de los servicios públicos que prestan los municipios”.

Comentarios