Cáritas sigue reclamando un alquiler social que evite, no sólo desahucios, sino nuevos “sin hogar” o hacinamiento

Recientemente el Ayuntamiento de Huesca se ha adherido a un convenio para crear un fondo social de viviendas, que ofrezca un alquiler social a personas que han sufrido un desahucio. Cáritas valora positivamente esta iniciativa, pero la considera insuficiente. Cree que este fondo llegará a muy pocas familias en Huesca y que hay muchas más que aun no estando afectadas por un desahucio, viven hacinadas compartiendo vivienda o están en peligro inminente de quedarse sin casa por impagos de alquiler.  El Ayuntamiento de Huesca se ha adherido a un convenio que ha firmado la Federación de Municipios y Provincias para crear un fondo social de viviendas, donde se ofrecerá a personas y familias que han sufrido un desahucio, la posibilidad de acceder a una vivienda en alquiler social, a partir de 150 euros al mes.   A este Fondo social de viviendas se suma otro problema, en opinión de Cáritas Huesca. El problema de la vivienda no afecta sólo a personas desahuciadas, también hay familias que no pueden asumir las cuotas de alquiler y acumulan meses de deuda u otras que tras verse en esa situación comparten viviendas en las que no hay espacio suficiente.    Cáritas Diocesana Huesca cree que es una buena oportunidad para plantear este problema y hacer una buena oferta de alquiler social desde la Administración. Están dispuestos a colaborar para determinar qué casos lo necesitan. En estos momentos Cáritas tiene ocupadas cinco viviendas que evitan que más de veinte personas vivan en la calle. A ellas se suman cientos de ayudas de urgencia para alquiler.

Audio sin título
Audio sin título
Comentarios