La TGSS prepara un nuevo contrato para continuar digitalizando en Walqa

En estos momentos el centro de digitalización de la Tesorería General de la Seguridad Social en Walqa ha disminuido su volumen de trabajo y se ha despedido a algunos trabajadores. El director provincial, Alfonso Ramos, tiene la comunicación oficial de que, desde Madrid, ya están preparando el nuevo pliego para continuar con este trabajo en Huesca. LA UTE (Unión Temporal de Empresas) que gestiona el proyecto desde el año 2009 ha manifestado su intención de concurrir al nuevo concurso y de contratar personal del mismo equipo.

El volumen de trabajo ha disminuido y una de las empresas que forman la UTE, Indra, ya ha despedido a unos pocos empleados. Otra de ellas, Fucoda, ha enviado algunas cartas de preaviso de fin de contrato. UGT, el máximo representante sindical de esta contrata, pide que los empleados vuelvan a la incertidumbre por la que pasaron hace unos años, sin saber si van a continuar o no. Al parecer se está negociando con trabajadores cartas en las que se firma un acuerdo por el que la empresa volverá a contar con ellos en el caso de la renovación del concurso.

Carta anónima denunciando irregularidades

El director provincial de la Tesorería de la Seguridad Social, Alfonso Ramos, recibía una carta anónima en la que denunciaban despidos selectivos e irregularidades. Habla de un acuerdo en el que el trabajador no debe aceptar el finiquito para acceder a un compromiso de continuidad en el próximo proyecto. Añade que se falsea un despido improcedente.

Desde Fucoda, fuentes oficiales niega estas acusaciones y aseguran que "todo el mundo en la empresa cobra su finiquito".

Alfonso Ramos ha enviado esta carta a la oficina central de Madrid, “que es donde tienen las competencias”, pero añade que es un tema “ajeno a la Tesorería” porque pertenece a una empresa privada. Recuerda que es una carta anónima y añade que el cauce para estas denuncias es la Dirección de Inspección de Trabajo.

UGT asegura que no han llegado hasta su oficina casos de personas que denuncien irregularidades y que si así fuera “haríamos las denuncias pertinentes”, apunta Rosa Serrano.

Este proyecto comenzó en el año 2009 con una Unión Temporal de Empresas formada por Indra, Fucoda y Telefónica.

Comentarios