La asociación canina Oscan pide más zonas de esparcimiento canino

Las orillas del río Isuela, a su paso por el puente de San Miguel, el Cerro de San Jorge y el entorno de Balsas de Chirín. Éstas son las tres zonas de esparcimiento canino que va a poner en marcha el consistorio oscense. La asociación canina Oscan las considera insuficientes para el censo de unos 5.500 canes de la ciudad, y pide que se mejore su acondicionamiento con papeleras e iluminación.   Los dueños de animales domésticos creen que el ayuntamiento se ha puesto a perseguir infracciones de la ordenanza de convivencia antes de ofrecer alternativas. Critican que sólo hay una zona bien acondicionada para pasear a sus perros sin correa. Hablan de unos 5.500 canes censados en la ciudad.   Reclaman un buen acondicionamiento de las zonas destinadas al paseo de animales. Entienden que hacen falta más papeleras y que necesitan iluminación para poder utilizarlas por la noche. Por miedo, aseguran, algunas personas mayores no quieren usarlas en esos horarios.   La ordenanza de convivencia ya ha sancionado a 45 personas en este capítulo de convivencia ciudadana con animales domésticos.   Donde no hay ninguna duda es en la necesidad de recoger los excrementos del animal, tanto en la vía pública como en las zonas de esparcimiento canino.   El consistorio asegura que esperan a que la Confederación Hidrográfico del Ebro limpie los márgenes del río Isuela para acabar el acondicionamiento de esa zona y reconoce que falta el acondicionamiento de las zonas de Balsas de Chirín.

Comentarios