Ramón y Cajal, cara y cruz de un nuevo modelo de movilidad

La actuación que se ha llevado a cabo en la avenida Ramón y Cajal, con dos nuevas rotondas y 800 metros de carril bici, ha generado numerosas quejas entre los vecinos de la zona. Por una parte, lamentan la pérdida de aparcamientos tras la creación del carril ciclista pero, además, encuentran poco operativa la rotonda que hay a la altura del río Isuela.

La asociación de vecinos de Santo Domingo ha recibido numerosas quejas tras los cambios realizados en Ramón y Cajal. Critican que, ahora, los vehículos que van por las calles Tenerías y Pedro Arnal Cavero no pueden cruzar directamente a avenida de los Danzantes y tienen que dar un gran rodeo. Además los que bajan desde el Coso por el carril central de Ramón y Cajal no pueden acceder a José María Lacasa.

Tampoco la supresión de unas 45 plazas de aparcamiento ha sentado bien entre los vecinos. La causa es el nuevo carril bici, que ya es visible entre el polígono Sepes y Santo Domingo. Además, la creación del carril bici entre el puente del Isuela y Santo Domingo ha eliminado uno de los carriles de bajada de Ramón y Cajal.

Desde el Ayuntamiento les han explicado que esta actuación está diseñada pensando en el Plan de Movilidad. Cuando el centro esté cortado al tráfico, la densidad disminuirá en Ramón y Cajal mientras que aumentará en la ronda que se creará entre avenida de los Danzantes y el paseo Lucas Mallada.

Esto también provocará que el segundo carril de entrada de Ramón y Cajal se elimine para crear aparcamientos. Dentro de estos cambios, la calle Pedro Arnal Cavero se ha convertido en una vía de doble dirección hasta la calle Tenerías.

En definitiva, explica la alcaldesa, Ana Alós, se trata de un nuevo modo de pensar en los desplazamientos por la ciudad y eso, implica “sacrificios”. Comprende las molestias pero cree que, a la larga, estos cambios serán beneficiosos. Respecto a la supresión de aparcamientos, entiende que es un sacrificio que es necesario para ir hacia formas de movilidad más sostenibles.

Estas obras forman parte del proyecto de travesías cuyo objetivo es, además, mejorar la entrada a la ciudad de Huesca desde Barbastro. Para ello, se ha creado una rotonda junto a las pistas deportivas, se han adecuado cuatro carriles y se ha mejorado la iluminación.

Comentarios