Un servicio poco atractivo en frecuencias y rutas, causa del poco uso del bus urbano en Huesca

El actual servicio de autobús urbano de la ciudad de Huesca tuvo el año pasado 175.000 usuarios de pago, una cifra que el consistorio oscense espera elevar hasta los 225.000 a partir del próximo mes de septiembre con la entrada en funcionamiento del nuevo servicio. Asegura el concejal de Movilidad, Gerardo Oliván, que el principal problema de las líneas actuales son la falta de atractivo en cuanto a rutas y frecuencias. Algo que mejorará dentro de poco más de 6 meses.

Audio sin título
Audio sin título

Pese a todo, este servicio es obligatorio en la ciudad de Huesca, pues supera los 50.000 habitantes, límite mínimo que marca la ley para que un municipio cuente con autobús urbano. Eso sí, oliván reconoce que es “deficitario por concepto”, de ahí los más de 300.000 euros de pérdidas que, se prevé, tenga que asumir anualmente el consistorio oscense.

Con el nuevo bus urbano, el equipo de gobierno quiere cambiar los hábitos de la ciudad en cuanto a movilidad, para ello se plantean dos líneas circulares cortas que unirán, en ambos sentidos, el Perpetuo Socorro con el hospital San Jorge cada 20 minutos en horas punta. Además, habrá otra circular más larga que llegará hasta el cementerio y los centros comerciales del Sabeco, Eroski y Lidl, cada 40 minutos.

El servicio aumenta el recorrido, ahora llegará hasta el polígono 41 (calle Calatayud), y el número de paradas. La distancia máxima desde cualquier punto de la ciudad hasta una parada será de 250 metros.

Lo que no cambian son los precios. 1 euro el viaje individual y 17, el bono de 20 viajes. Para los jubilados y menores de 8 años será gratuito.

El pliego también contempla que la empresa adjudicataria cuente con 5 autobuses nuevos y accesibles: 4 que estarán en funcionamiento y 1 de reserva.

Comentarios