Fernando Murillo, campeón de la IV Ruta BTT Pomar de cinca

Ruta BTT Pomar de Cinca, salida, ciclismo

Se celebraba este domingo la IV Ruta BTT Pomar de Cinca, que contaba con la participación de 300 bikers. Al final de la prueba, victoria de Fernando Murillo (Cruzados BTT Zaragoza) que completaba el recorrido en 2:09:30. En segunda posición quedaba Andrés Aguilar (Aguas de Barbastro Energía), con 2:09:32, seguido de Miquel Llaudet (M.C. Segre) que con 2:09:33, era tercero.

La competición estaba marcada por las duras condiciones climatológicas, ya que tanto el frio como el fuerte viento endurecieron sobremanera los circuitos diseñados por la organización en esta IV edición, que corría a cargo del Club Ciclista Boscos Monzón-Ciria Decoración.

A las 9.30h se daba la salida con 55 kilómetros por delante, 44 en el caso del circuito corto. Tras el paso por la localidad de Estiche, el pelotón quedaba completamente estirado y con un grupo de cabeza dispuesto a dar mucha batalla.

Fue ya tras el nuevo paso por Pomar de Cinca y camino de la “muela de Terreu” cuando Miguel Bergua (Motor2002-Levitec-Peña Guara) empezaba a dar el espectáculo saltando de la disciplina del grupo y poniendo metros de por medio seguido de cerca por su compañero de equipo Noel Mega. Bergua llego a tener una renta cercana a los 5 minutos pero el día no era el más propicio para rodar en solitario y, poco a poco, el fuerte aire hizo mella permitiendo al grupo perseguidor darle caza.

Una veintena de corredores, separados de escasos segundos, formaron la cabeza de carrera hasta llegar a la nueva zona de senda dispuesta en la falda de la “muela de Terreu”, lugar donde ya se empezaban a marcar las diferencias formándose un pequeño grupo de cabeza que disputaría el triunfo final en la ultima ascensión, ya en la localidad de Pomar.

Por otro lado, también reseñable fueron los 20 valientes que, a pesar de la dureza de la mañana, no quisieron dejar de participar en la Marcha Infantil que el C.C. Boscos Monzón – Ciria Decoración tenía preparada, como todos los años. Estos jovencitos demostraban que el deporte de la bicicleta está muy vivo y pese a ser un juego, a esas edades, no quieren dejar de imitar a los mayores tomándose estas “competiciones” muy en serio.

Comentarios