Ecologistas en Acción rechaza el convenio para una central eléctrica en el Ésera

En el pleno que celebró el Ayuntamiento de Graus, en enero, se aprobó con nueve votos a favor (PP, PAR y PSOE) y la abstención de CHA, un convenio de colaboración entre el consistorio y la comunidad de regantes de Santa Lucía para que, aquel, realizara, ante la CHE y el ministerio correspondiente, los trámites necesarios para la construcción de una mini central en el Ésera. Ecologistas en Acción Ribagorza ha mostrado su desacuerdo ante la firma de este convenio y solicita al ayuntamiento que reconsidere la decisión aprobada en esa sesión plenaria.

En el escrito que han remitido al consistorio, desde Ecologistas califican de dudosa legalidad, escasa ética y ninguna lógica social, la identificación entre el interés empresarial, de un “muy reducido” grupo con las necesidades y aspiraciones de la comunidad de vecinos.

Señalan que, no alcanzan a entender por qué un ayuntamiento debe prestar un servicio de gestión, a un promotor particular, cuando los trámites, ante la CHE, son públicos y accesibles a todos los ciudadanos.

Entienden, desde Ecologistas en Acción Ribagorza que es un trato de favor no justificado y que, en contra de lo que dice el convenio, sí tiene un coste económico para el consistorio. En cualquier caso, apuntan, si el ayuntamiento se ofrece como gestor ante los trámites de los ciudadanos ante otras administraciones, debería establecer una tasa pública que cubriera este coste.

En el escrito, se refieren también a la labor del concejo, ante iniciativas empresariales o industriales, de que cumplan las garantías administrativas, legales y medioambientales, considerando que, la firma de este convenio, les deja sin credibilidad en la labor de vigilancia al ser parte interesada en la iniciativa.

Apuntan también al excedente de electricidad, en el estado español, por lo que, indican, no se justifica esta nueva infraestructura, en un río, “suficientemente, explotado” y cuyo valor como ecosistema debe ser protegido y, por último, señalan que un río vivo, sano y, relativamente, salvajes es un activo más importante, como potencial turístico, del municipio, que la concesión de una minicentral a unos “intereses particulares y minioritarios”

Comentarios