El PSOE de Jaca vuelve a hablar de 'urbanización a la carta por parte del PP'

Detalle de la parcela Jaca

El grupo municipal del Partido Socialista de Jaca ha vuelto a hablar de ‘anarquía urbanística y urbanismo a la carta’ por parte del equipo del gobierno del PP. En esta ocasión han presentado unas alegaciones a la autorización especial de suelo no urbanizable, donde se pretenden construir, según el informe del arquitecto municipal ’24 unidades residenciales de alojamiento’.

Las alegaciones son tres, una por falta de documentación, otra porque la construcción planteada constituye un verdadero núcleo de población en suelo no urbanizable, y otra porque, dicen, no es una renovación de un edificio rural existente en una de las parcelas, ni se puede considerar un proyecto de interés social. Una vez que acabe el periodo de alegaciones, la aprobación definitiva deberá llevarse a cabo en pleno.

Según Juan Manuel Ramón, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Jaca, se trata de un nuevo ‘pelotazo urbanístico’, porque se va a permitir construir en suelo no urbanizable sin hacer una modificación del Plan General de Ordenación Urbana. Y aunque en principio el informe municipal habla de ‘unidades residenciales de alojamiento, acaba hablando de viviendas’.

La finca adquirida por el constructor está ubicada al lado del Río Gas, frente al campo de fútbol del Oroel, y es un terreno no urbanizable donde existió una edificación no rural de unos 60 m2, que según el equipo de gobierno está en ruinas, pero que ni siquiera aparece en los planos del catastro. Son las parcelas 77 y 78 del polígono 52 del catastro. Según el PSOE, aludiendo al interés social que tendría la construcción de un apartotel porque generaría empleo, el equipo de gobierno justifica que se pueda construir en ese terreno no urbanizable.

Según el informe especial el conjunto residencial proyectado son 24 unidades residenciales de alojamiento, cuya superficie oscila entre los 25 y los 41 m2, con zonas comunes y de servicio. Sin embargo, los socialistas van más allá, y se plantean una pregunta ‘¿cuánta plusvalía se generaría si esas viviendas se llegan a vender o alquilar?’.

Juan Manuel Ramón ha recordado que al tratarse de un terreno rústico el constructor estaría exento de las obligaciones que tiene construir en suelo urbano como las concesiones al Ayuntamiento, entre otros cosas, lo que vuelve a ser un ejemplo más de trato favorable y de desigualdad entre los ciudadanos, ‘por qué a unos sí y a otros no’.

Los socialistas han mostrado su preocupación por este nuevo caso de ‘urbanización a la carta’, lo que puede responder a varias causas, ‘por ineptitud, por intereses, o porque las decisiones del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Jaca las toman los poderes económicos y no los poderes políticos de la ciudad’. Por eso han avisado de que llegarán hasta la vía judicial si no se rectifica.

Comentarios