Cambio de escenario de la charla sobre niños robados durante el franquismo en Monzón

Por motivos ajenos a la organización, la charla titulada "Sonrisas robadas: los niñ@s robados del franquismo”, que estaba prevista para este viernes, a las 20.00, en el Centro Cívico "Manuel Azaña" de Monzón, se realizará finalmente en el salón de actos del edificio de Sindicatos, situado en la Calle Galicia. El cambio de escenario se debe a que se les ha denegado el permiso, según explicaba CHA.

Tras la denuncia realizada desde esta formación a través de los medios, el coordinador del ligallo de lugar, Albaro Abadías, recibía la llamada del ayuntamiento para informarle de que al final sí podían hacer uso de la sala y se excusaban diciendo que se trataba de un problema de coordinación con las actividades del Centro Cívico, según afirmaba Abadías.

Horas antes, el también Vicesecretario Territorial de CHA calificaba este hecho de “censura y como una decisión arbitraria del equipo de gobierno, que se ha excusado diciendo que una charla no es un acto cultural”. Abadías preguntaba “qué es la cultura para el PP si no se puede hablar de la historia y de lo que está ocurriendo en nuestra sociedad”. A su juicio, “es un acto déspota, inhumano y dictatorial de alguien que cree estar de nuevo en la época de la represión”.

En este sentido, la Concejal de Participación Ciudadana, Paz Alquézar, recordaba que el reglamento aprobado dice que los primeros en acceder al salón de actos son las asociaciones que tienen sede en el Centro Cívico, y que en el día señalado está ocupado por una actividad de las Amas de Casa que concluye a las 20.00h. Por tanto, se les ofrecía la alternativa del Salón de Actos de la Casa de la Cultura, que fue rechazada, según indicaba la edil. Con respecto a las acusaciones de CHA, Paz Alquézar, señalaba que no sabía de qué iba la charla, ya que en la solicitud no figuraba.

Por su parte, Josefina Musulén, presidenta de la Asociación Amparo Poch y ponente en la charla, señalaba que “jamás nos habíamos encontrado con un acto de censura y supone un insulto para quienes hemos vivido lo que supone la desaparición de un hijo en nuestras familias”. Para Musulén, “quieren que los autores de estos delitos queden impunes e intentan silenciar las historias para que la sociedad se olvide”.

El acto estaba organizado para este viernes y desde CHA, organizador de la charla junto con la Asociación Amparo Poch, pidieron el permiso oportuno sin recibir respuesta. Un día antes de la celebración del acto, aseguraban, el equipo de gobierno les comunicaba que no se puede realizar en el centro cívico “ya que no es un acto cultural”.

Desde CHA presentarán una queja en el Ayuntamiento y pedirán una explicación de los actos que se celebran en el centro cívico para ver cuál es el criterio real. Además, se pedirá al equipo de gobierno que se disculpe ante las víctimas de los robos de niños/as.

Comentarios