Preocupa la politización de las jefaturas de las Policías Locales con la nueva ley

 El Gobierno de Aragón ha cerrado el anteproyecto de ley de Coordinación de Policías Locales en Aragón, que será remitida a las Cortes tras su aprobación en Consejo de Gobierno. Después de 26 años sin modificaciones, se hacía necesaria una revisión de la norma aunque hay algunos aspectos en los que hay disconformidad por parte de sindicatos y Unijepol, la Unión Nacional de Jefes y Directivos de Policía Local. El que los ayuntamientos puedan elegir a los jefes “a dedo” y que los agentes suban a un grupo superior, pero sin poder incrementar el gasto para formación, son los temas que más quejas generan.  Uno de los puntos clave de la nueva regulación es el cambio de grupo de los policías. A partir de la ley, se exigirá más formación para entrar (Bachillerato superior) y los agentes que ya están se integrarán en el grupo C1, ahora están en el C2. Para ello, los que no tengan ese grado de estudios, deberán hacer un curso pero este proceso deberá hacerse "sin incremento del gasto público", algo que los ayuntamientos ven complicado.   Otro de los temas que no convencen a los sindicatos es la libre designación de los jefes de Policía Local. Tampoco a Unijepol, la   Unión Nacional de Jefes y Directivos de Policía Local, que piden que se favorezca la promoción interna. Sin embargo, finalmente, los ayuntamientos podrán elegir el sistema para cubrir la plaza de jefe de la manera que estimen más oportuna. Hasta ahora se hacía por oposición libre. Unijepol cree que esta medida llevará a la politización de las comisarias.  Asimismo, se reconoce la situación administrativa de segunda actividad y se deja a los ayuntamientos que regulen el procedimiento, destino y retribuciones de la segunda actividad, según su organización y disponibilidades presupuestarias.  El anteproyecto de ley indica que los municipios de más de 10.000 habitantes deberán contar con un cuerpo de policía local y los de menos población si así lo deciden en pleno.  Por otra parte, se eleva la edad máxima de ingreso de los 30 a los 35 años y se contempla la movilidad entre el personal de los cuerpos de policía de distintas ciudades.  También se crea la figura de los agentes de movilidad para las tres capitales de provincia, un cuerpo de funcionarios para regular el tráfico urbano, pero que no se integrarán en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, figura que existe en algunas ciudades.  Desde Unijepol también han solicitado la creación de la Academia de Policía Local de Aragón, que dependa del ejecutivo autonómico, y que se potencie la formación y el reciclaje de los policías.

Comentarios